Despiden a 5 empleados por ser portadores de VIH

Ana Karen López señala que urge mejorar las políticas laborales.
Ana Karen López.
Ana Karen López. (José Luis Tapia)

Tampico

En Tampico han despedido a cinco personas por ser portadores de VIH-Sida, aseguró la asociación civil Vida-Trans, al señalar que es porque  la mayoría de ellos no quisieron abrir sus diagnósticos.

Explicó que las empresas realizaron análisis a sus empleados y ellos, al recibir los resultados, no quisieron mostrarlos a la empresa aún conociendo que eran VIH positivo.

“Estamos hablando de las personas que se han acercado con nosotros a la asociación civil y fueron cinco personas que fueron despedidas de sus empleos, la mayoría de ellos porque no quisieron abrir sus diagnósticos”, declaró Ana Karen López Quintana, presidenta de dicha A.C.

Al respecto indicó que hace falta “una política laboral en las empresas para que las personas con VIH no sean despedidos de sus trabajos por el diagnóstico”.

Recalcó que es importante que cada persona que sea violentada en sus derechos y despedida injustificadamente por un diagnóstico interponga una queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) o el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred).“Se puede meter una queja ante la CNDH o ante la Conapred para que se vuelva a reintegrar en sus trabajos”, declaró la activista.

Este tipo de situaciones no son específicas de la zona sur de la entidad y se registran generalmente en todo el territorio tamaulipeco.

“Es importante cambiar el rechazo y discriminación. Hay mucha ignorancia todavía en Tamaulipas y es importante trabajar para erradicar esa manera de pensar”.

López Quintana reprobó las declaraciones de Óscar Medina Montelongo, representante del Grupo de Ayuda Mutua y Asesoría (GAMA), que informó que en Ciudad Victoria había gente que se prostituía a sabiendas de que era portadora de VIH-Sida.

“La semana pasada hubo una difusión por parte de un organismo que es el grupo GAMA, el cual generaba crear una propuesta al Senado sobre criminalizar a las personas afectadas por el VIH-Sida, porque al parecer había personas que ejercen el trabajo sexual viviendo con VIH, lo que esto puede llegar a ser es una cacería de brujas con las personas con Sida”.