Desoyen advertencia de inundación catastrófica

Hace tres años la Junta de Coordinación Política y la Comisión de Marina de la Cámara de Diputados pidieron al gobierno federal acciones para evitar la erosión del cordón litoral.
El desgaste del cordón litoral sigue avanzando peligrosamente en la costa de Altamira, lo que representa una amenaza para la vida humana y la productividad industrial.
El desgaste del cordón litoral sigue avanzando peligrosamente en la costa de Altamira, lo que representa una amenaza para la vida humana y la productividad industrial. (Especial)

Tampico

A tres años de que la Junta de Coordinación Política y la Comisión de Marina de la Cámara de Diputados advirtieran al gobierno de la República sobre el riesgo de sufrir una inundación catastrófica de continuar el desgaste del cordón litoral en Altamira, la SCT no ha liberado el proyecto ejecutivo para las obras de rehabilitación.Con base en los acuerdos suscritos por ambas instancias legislativas, el gobierno federal anterior debió implementar las acciones necesarias para proceder al rescate del área. La pasada administración desoyó el llamado y la actual no le dio seguimiento, al grado que la obra de restauración no se incluyó dentro del Programa Nacional de Infraestructura 2014-2018. Milenio Tamaulipas tiene copia de los escritos firmados por la Junta de Coordinación Política y la Comisión de Marina de la Cámara Baja. Primero se suscribió el acuerdo CM/107/11, donde la Comisión de Marina llamó a evitar la pérdida de vidas humanas y a prevenir daños patrimoniales por más de 2 mil 400 millones de pesos, como consecuencia de una inundación prolongada. Se señaló que debían evitarse daños a la infraestructura industrial y portuaria asentada en la zona, destacándose que el 65 por ciento de la industria química del país se encuentra ahí y colinda con la zona en peligro.

“Se deben evitar daños a las vías de comunicación, principalmente a la del ferrocarril, vía de acceso y salida de insumos y productos del puerto industrial de Altamira; el más importante puerto de altura de nuestro país en el Golfo de México”, se lee en el acuerdo emitido por la Comisión de Marina de la pasada legislatura.Fue el 15 de junio de 2011, cuando los entonces integrantes de dicha comisión presidida por Alejandro Gertz Manero, firmaron la solicitud dirigida al entonces presidente, Felipe Calderón.En el documento, dijeronhaberse reunido el 25 de mayo de ese año, estando presente el entonces diputado federal José Rábago, quien les hizo el planteamiento del grave problema latente en su distrito. “Nos explicó el estudio presentado por la UAT, cuyo análisis sobre el acelerado proceso erosivo que está destruyendo el cordón litoral marítimo (conformado por una barrera de dunas al sur de las escolleras del Puerto Industrial de Altamira y colindante con una extensa zona de marismas y lagunas que interactúan con el sistema hidrosanitario de esos municipios) nos previene de probables consecuencias desastrosas por inundaciones” se asentó. Agregaron  que de llegar a romperse el cordón litoral, considerando los cambios climáticos severos, se viviría una catástrofe múltiple, sanitaria, ambiental y estructural; pudiendo ello ser susceptible de evitarse o cuando menos, de amortiguarse.“El diputado Rábago nos previene del inicio del proceso erosivo alarmante en el frente costero al sur del puerto industrial de Altamira, mismo que, explica, se remonta a la construcción de las obras de protección conocidas como escolleras o rompeolas, que conforman el acceso a los canales de navegación y dársenas de operación y ciáboga del citado puerto industrial”. 

El legislador tampiqueño solicitó su apoyo para demandar la ayuda del ejecutivo federal a través de la SCT, la Dirección General de Puertos, así como de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados.“A nombre de todos los integrantes de la Comisión de Marina, le solicito de manera urgente, sirva ordenar los recursos económicos necesarios para el estudio, elaboración e inicio del proyecto ejecutivo de la obra de infraestructura que permita recuperar el cordón litoral erosionado en la costa de Altamira”, se expuso. Y se añadió: “Se debe evitar una grave inundación, pérdida de vidas humanas, daños graves a la infraestructura industrial y portuaria, a las vías de comunicación, la dispersión de aguas contaminadas, daños patrimoniales y una recesión  económica en la región de Altamira, Madero y Tampico”.Posteriormente, el 22 de septiembre de 2011, la Junta de Coordinación Política aprobó el acuerdo para exhortar al ejecutivo federal a que antes de concluir el año, se diera inicio a la obra que permita recuperar el cordón litoral erosionado de la costa de Altamira Tamaulipas. Firmaron los entonces representantes de los grupos parlamentarios, Francisco Rojas del PRI, Francisco Ramírez del PAN, Juan José Guerra del PVEM, Pedro Vázquez del PT, Jorge Kahwagi de Panal, Pedro Jiménez de Convergencia, Armando Ríos del PRD. Una semana después, al diputado José Rábago le respondió el entonces coordinador general de Puertos de la SCT, Alejandro Chacón.Le dijo: “Existe un proyecto para restaurar las playas del sur de las escolleras del puerto de Altamira, el cual no está registrado en la Unidad de Inversiones, debido a que actualmente la UAT, conjuntamente con el Instituto Mexicano del Transporte y API Altamira están realizando los estudios de campo en la zona más afectada, para evaluar los daños que ha provocado la erosión en elcordón litoral. Una vez concluidos estos estudios, se realizarán los de ingeniería, los proyectos ejecutivos, de factibilidad ambiental y de costo beneficio, los cuales son necesarios para obtener los  permisos y autorizaciones respectivas, así como su registro y los recursos económicos necesarios ante las  autoridades respectivas”. 

Le aseguró que había voluntad para agilizar la autorización del proyecto por parte de Semarnat y la SHCP. En septiembre se cumplirán tres años de esa comunicación. Dicha  administración federal concluyó en noviembre de 2012.En entrevista telefónica, el ex legislador José Rábago señaló que es un tema relevante. “Gestioné 6 millones de pesos para el estudio del cordón litoral, entregados públicamente en la Facultad de Ingeniería de la UAT, el estudio se llevaría a cabo durante un año completo, para sacar conclusiones de qué tipo de obra se requiere para proteger a la gente de Altamira y Madero. La  Coordinación de Puertos tiene toda una estructura para esos estudios. Es una obra indispensable para la seguridad de las personas en caso de una marea de tormenta. Todos los partidos políticos aceptaron y firmaron de acuerdo para aplicar los recursos necesarios”, concluyó.