Desolada lució Guadalajara durante la mañana de ayer

Los visitantes aprovecharon atractivos de temporada y la arquitectura del primer cuadro de la ciudad; otras personas aprovecharon la poca carga vehicular para salir a pasear en familia.

Guadalajara

El silencio se interrumpía con el cantar de palomas y gallos. Algunos automovilistas aprovechaban las calles solas para pisar el acelerador y alcanzar velocidades que en días hábiles es imposible de lograr por la carga vehicular. Pocas personas caminaban por las calles de la zona sur de Guadalajara la mañana de este 25 de diciembre.

El reloj marcaba las 09:27 horas de la mañana y una pareja de jóvenes esperaba ya por media hora la ruta 625. Cinco personas a quienes se les notaba el desvelo de la Nochebuena viajaban en el camión que lleva al centro de la ciudad.

Con el transitar lento del autobús se apreciaban las vialidades desiertas, casas cerradas y pocas familias que iniciaban a salir a las calles para estrenar los regalos que los niños recibieron en Navidad. Vialidades como Enrique Díaz de León, Cruz del Sur, avenida Federalismo y Juárez registraban poca circulación de vehículos, como muy pocas veces sucede.

La melodía de las mañanitas se escuchaba en la calle Juárez; un hombre tocaba con un acordeón, mientras su hija pedía cooperación a las pocas personas que caminaban por la avenida. Hombres de la tercera edad eran los que más se veían por esta zona, algunos pasaban y otros preferían tomar el sol sentados en una banca.

Por el cansancio que provocó el trabajo que se realiza año con año, los Santa Claus que se toman fotos en el centro de Guadalajara comenzaron a instalarse después de las once de la mañana. De igual forma, algunas decenas de comercios establecidos comenzaron a abrir sus puertas. Por su parte, gran número de vendedores ambulantes se fueron instalando en diferentes calles del primer cuadro de la ciudad tapatía.

La Plaza de la Liberación concentró el gran número de familias, amigos y parejas que visitaron la zona centro. Las filas nos se comparaban a días anteriores, pero después de las diez de la mañana ya podía observar a más de cien personas que esperaba su turno para patinar en la pista de hielo y recorrer la Villa Navideña y el Taller de Santa Claus.

“Aprovechamos que hay menos gente, están desvelados, aproveché que los niños los acostamos temprano para que ellos disfruten más. Yo me subí, nada más mis hijos. Está bien, no salen del suelo pero todo bien. Ya después nos vamos al recalentado. Hicimos pierna ahumada, papas al horno y espagueti verde”, contó la señora Gloria.

La zona Centro registró la mañana del 25 de diciembre fluir de personas que visitaban los atractivos navideños, que desayunaban en algunos de los restaurantes, disfrutaban de la arquitectura de la zona o que aprovechaban para andar en bicicleta o patines. Las calles de la zona metropolitana de Guadalajara lucieron semivacías durante este martes 25 de diciembre.