Desfile al estilo Nueva York, pero con sombreros

En el carnaval para celebrar el 438 aniversario de la ciudad hubo emoción, venta y show; las calles por donde pasaron los carros alegóricos se veían llenas por los espectadores.
El desfile fue muy colorido.
El desfile fue muy colorido. (Sergio Contreras)

León, GTO.

Este León de 438 años de edad luce en buena forma. El día previo al aniversario de su fundación como Villa, celebró su grandeza con un fiesta en el eje leonés por antonomasia: El Adolfo López Mateos.

Esta vez el desfile tenía un plus. En semanas previas los organizadores convocaron a los artistas de casa para ser parte del carnaval. No se trataba sólo de saludar y regalar sonrisas fingidas, la tarea era expresarse con emoción. Coordinados por la agrupación Devorarte Ideas, más de ochocientos artistas recolectaron aplausos y también se llevaron doscientos pesos cada uno como un apoyo simbólico por parte del patronato. "Me los voy a gastar en la Feria", dijo Jacqueline, de uno de los grupos de animación. Al final todo regresaa su origen.

Ideados por los arquitectos Sandra Bernal y Carlos Morales, los carros alegóricos fueron plataformas de expresión. Pocas veces se ve tanto movimiento sobre los vehículos festivos. Coreografías, parkour, malabares, danza contemporánea y discursos visuales. El público fue generoso y vitoreó las expresiones. Los valores promovidos le añadieron un carácter social al discurso. Aspiraciones, educación, paz, imaginación y otros buenos sentimientos estuvieron a bordo.

Nueve globos gigantes al estilo del Desfile de Año Nuevo de Nueva Yorkque organiza la tienda Macy's elevaron el nivel de diversión.Desde el pulpo rosado que promovía la amistad hasta la botella de Whisky, los rellenos de helio fueron auténticos imanes de miradas infantiles. Los helados de vainilla, fresa y chocolate, los más fotografiados. La antena de Telégrafos de fondo parecía una galleta de crema sobre el barquillo gigante.

Este desfile, que arrancó a las 10 de la mañana, también fue testigo del paso del último séquito monárquico de la administración de Bárbara Botello. Sólo la reina infantil escoltada por seis princesas pasaron lista. De la monarca adulta ni sus luces.Muera la reina, viva la reina.

Las barreras de público se construyeron desde temprano. Antes de las 9 de la mañana ya había audiencia. Desde el Parque Hidalgo la gente fue ocupando los espacios con sus propias sillas para ver pasar la caravana. La del comedor, el banquito portátil, la de plástico fueron las plateas portátiles. Los niños tenían lugares privilegiados, sobre los hombros de los padres, sobre los árboles, sobre las casetas de teléfonos.

La venta ambulante brilló con esplendor. Lentes y bigotes chistosos por 20 pesos. Pay de queso con piña por 15. Agua de coco a 20 y quesadillas de huevo y chicharrón prensado a 14. Sombreros de paja "desde cincuenta pesitos, joven". La oferta era del tamaño del antojo que hirvió a lo largo de los cuatro kilómetros de la tertulia ambulante.

La música aportó el elemento armónico. En el ambiente auditivo, proveído por varios carros, desfilaron Maroon 5, Daft Punk, Lady Gaga, Lorde, Avicii y Bruno Mars. Aunque no faltaron las notas de tambora y mariachi cuando convenientemente hicieron sus suertes los charros mexicanos.

Unos seiscientos agentes de seguridad, entre los de Tránsito, Policía, cadetes y Protección Civil fueron los encargados de que las únicas emociones fuertes de la mañana fueran las de los malabaristas haciendo actos mortales. "Atrás de la raya, atrás de la raya" probablemente fue la frase más repetida del día.

Después de aplausos y coloridas emociones, las sillas desaparecieron y los trabajadores de Aseo se encargaron de las toneladas de basura. Alrededor de las 2 de la tarde las vialidades fueron liberadas y la ciudad continuó el festejo en los terrenos de la Feria Internacional de León. Es día de celebración, 438 años no se cumplen todos los días.