“Desconocer la historia es condenarse a repetirla”

Falta que autoridades en los tres órdenes de gobierno busquen temas como el Incidente de Tampico y sean difundidos: Cruz Álvarez.
El puerto de Tampico de antaño siempre fue un punto importante dentro de la historia nacional.
El puerto de Tampico de antaño siempre fue un punto importante dentro de la historia nacional. (Especial)

Tampico

Como es habitual, todos saben de alguna manera sobre las invasiones sufridas al cuatro veces heroico puerto de Veracruz; pero nuevamente, muy pocos, saben que una de esas ocasiones, fue a consecuencia por el llamado Incidente de Tampico.Se cumplirán 100 años de la inicua ocupación de Veracruz por fuerzas navales estadounidenses en abril de 1914. Este acto de guerra del gobierno de Woodrow Wilson fue justificado como “una ayuda a la democracia mexicana”, pues evitaría que Victoriano Huerta recibiera un cargamento de armas y municiones que venían de Alemania en el vapor “Ypiranga”. Sobre este tema nos platica el investigador José Antonio Cruz, del Consejo de la Crónica y miembro del del Seminario Cultura Mexicana en Tampico. 

El barco en efecto, dice, no entró a la dársena, pero navegó a Puerto México, hoy Coatzacoalcos, y allá dejó su mercancía. En Veracruz muchos mexicanos perdieron la vida ante un ejército experimentado y bien pertrechado al mando de sargentos que ansiaban tomar el país de una buena vez por toda.

Los cadetes de la H. Escuela Naval dieron un inmortal ejemplo de patriotismo“La invasión en realidad tuvo que ver con los veneros de petróleo que el diablo nos escrituró. El pretexto, digamos “oficial”, fue un curioso incidente que tuvo lugar en Tampico el 9 de abril, unos días antes del desembarco. Por la Revolución, Washington mantenía naves de guerra patrullando las aguas de la costa mexicana para, oficialmente, proteger a sus trabajadores en la Faja de Oro -y extraoficialmente, uno puede suponer, cuidar el oro negro que sus empresas extraían de los mantos mexicanos”.El 5 de abril, señala, fuerzas revolucionarias atacaron a la guarnición federal estacionada en Tampico y la flota arribó para labores de evacuación (quizás al grito de “¡directores, gerentes y supervisores primero!”).

El día 9, un esquife del USS Dolphin invadió un sector restringido del puerto -en procura de provisiones, según la versión oficial- y el piquete de marinos fue detenido e interrogado durante media hora, al cabo de la cual fue puesto en libertad con la advertencia de mantenerse fuera de la zona.Ese ruín incidente fue inflado a proporciones internacionales. El almirante al mando de la flota exigió que se castigara al oficial mexicano que había detenido a los marineros y que el gobierno de México “desagraviara” a la bandera estadounidense. En Washington, en una sesión conjunta del Congreso convocada el 20 de abril para responder a “la ofensa”, se pidió una declaración de guerra contra México, que finalmente quedó en el envío de una fuerza expedicionaria. La flota del Atlántico fue dirigida a Veracruz.

El ataque comenzó el 21 y en menos de 24 horas tres mil marines habían ocupado la ciudad. El saldo fue de 19 invasores muertos y 71 heridos; los defensores perdieron 126 vidas y tuvieron 195 heridos.¿Todo por la detención -legal, además de respetuosa, como se ha documentado- durante media hora, de una decena de marinos? ¿Perdieron la razón los padres de la patria jeffersoniana? ¿Enloqueció el doctor en ciencias políticas, ex profesor y ex rector de la Universidad de Princeton, Woodrow Wilson, Presidente de los Estados Unidos? No, desde luego. Aquello había sido una maniobra política para quedarse con las ganancias del petróleo y proteger los intereses referentes a las compañías petroleras norteamericanas, nos comenta. 

El Incidente de Tampico del 9 de abril de 1914, fue la culminación de estos hechos y la causa de la invasión y bombardeo del puerto de Veracruz hace precisamente cien años, finaliza diciendo.