Descartan que secuestro de policías sean actos en contra de la corporación

Así lo indican el alcalde y el director de Seguridad Pública de Zapopan.

Guadalajara

Luego de que se registrara el secuestro de dos elementos de la policía municipal de Zapopan, el alcalde Héctor Robles Peiro y el director general de Seguridad Pública, Protección Civil y Bomberos de Zapopan, Jesús Hernán Guizar Maldonado descartaron que se deba a un acto en contra de la corporación policial y expresaron que es sólo un evento extraordinario.

“No se tienen indicios que sea un asunto contra la corporación como tal. Nosotros queremos pensar que fue un asunto de algún señalamiento erróneo, porque si hubiera sido algo contra los muchachos pues no nos lo regresan y menos con vida. Entonces creemos que fue una situación extraordinaria”, explicó el encargado de Seguridad Pública.

Por su parte, Héctor Robles Peiro indicó que los policías habían aprobado los exámenes de Control y Confianza a los que fueron sometidos. El expediente de los uniformados no registra antecedentes de una mala conducta. Actualmente, ambos estudian una carrera profesional.

“Hay que ver qué es lo que pasó, de qué se trató. Si yo tuviera información delicada créanme que estaríamos actuando al respecto, esto simplemente fue una situación compleja, extraña que sucedió. Hay que ver qué pasó pero hasta que no tenga elementos yo no voy a definir que hay un estado de alerta en la corporación”, dijo el presidente municipal.

Los elementos de la policía municipal se encuentran actualmente hospitalizados. Uno de ellos ya se reporta fuera de peligro. Su compañero será evaluado para determinar si es atendido quirúrgicamente. Se espera su recuperación para que puedan declarar ante el Ministerio Público.

“Ellos tienen poca información porque realmente fue un asunto muy espontáneo, muy rápido, ellos estaban disponiéndose a acudir a su base, fueron interceptados por un grupo de gente, inmediatamente los pasan a otro vehículo, diferente al suyo, les vendan de los ojos y después de ahí ellos pierden el conocimiento de saber dónde estaban, qué estaban haciendo, fueron sujetos a muchos cuestionamientos, inmediatamente los dejaron con alguna sustancia en su cuerpo que esto hizo que perdieran el conocimiento y se encontró de esa manera”, contó Jesús Guizar.

Su desaparición se registró la mañana del 9 de mayo cuando se dirigían a su base en el cruce entre Copalita y Vicente Guererro fueron interceptados por varios hombres para privarles de su libertad. Al alertarse de los hechos, elementos de Zapopan y de la Fiscalía General del Estado iniciaron su búsqueda. Por la tarde fueron encontrados inconscientes en la colonia Praderas de San Antonio.