Desapariciones de niños, ligadas a trata de personas

Los cuerpos de seguridad del estado y municipios están rebasadas por el crimen organizado, afirmó el religioso, quien pidió la presencia de la PF para combatir el delito.
Se les vincula con la explotación sexual.
Se les vincula con la explotación sexual. (Especial)

Tlalnepantla

Es que no tenemos dinero.

-Son diez mil pesos y ahora a ustedes les toca.

Esa fue la respuesta de los presuntos secuestradores a la familia de la víctima de 16 años, quienes utilizaron una combi de transporte público para privarla de su libertad.

Ejemplos como este, narrados por las propias víctimas se multiplican, por lo que es necesario la intervención de la Policía Federal, pues las corporaciones estatales y municipales están superadas en su estrategia para combatir la delincuencia organizada, advirtió el presbítero Raúl Martínez Arreortúa.

El religioso no descartó la posibilidad de que las personas desaparecidas, como menores de edad, estén vinculados al problema de la trata de personas, que tiene sus orígenes en la pobreza, falta de alternativas de educación, consideró el también integrante de la Coordinación de Pastoral Social de la Provincia Eclesiástica de Tlalnepantla.

Además de transgredir los derechos humanos, se les vincula con la explotación sexual, así como el tráfico de órganos, presumió.

El presbítero consideró que los diferentes órdenes de gobierno deben combatir la situación de vulnerabilidad de las personas con políticas públicas en materias de seguridad más enérgicas en contra de la delincuencia organizada, además de acciones sociales para el desarrollo de los jóvenes.

Los ejemplos de secuestros, robos y personas desaparecidas se multiplican, por lo que propuso que autoridades policiacas federales intervengan de manera directa en contra de la delincuencia organizada y así reducir la incidencia delictiva.

"Las corporaciones del Estado de México están rebasadas por la delincuencia organizada, por lo que es necesaria la intervención de autoridades policiacas federales para frenar esta ola de delitos y violencia que afecta a la entidad".

Mientras subsistan viejos esquemas en la conformación y organización de las policías municipales y estatales, no hay posibilidades de mejorar la seguridad para los habitantes.

La estructura y condiciones son las mismas de hace años: bajos salarios, falta de interés de los gobiernos por mejorar la calidad de la prestación del servicio, bajo nivel educativo de los agentes y falta de estímulos en su trabajo.