Desaparición de Tecos le deja un gran vacío a Mauricio Gallaga

Lo que más lamenta el ex defensor de los universitarios, quien fue campeón en la temporada 93-94 es la tristeza que genera en los pocos aficionados emplumados la mudanza de la escuadra a Zacatecas.

Guadalajara

Hace 20 años lloraba de felicidad. Hoy llora de melancolía. Mauricio Gallaba no oculta sus sentimientos. La partida del equipo de sus amores le duele. El ex defensor universitario digiere con tristeza la desaparición de sus Tecos.

Gallaga, campeón con Tecos en la lejana temporada 93-94 y quien desde hace ocho años se desempeña en el nido zapopano como entrenador de fuerzas básicas, reconoce sentir un gran vacío con la mudanza de su escuadra a Zacatecas.

“Son sentimientos encontrados. Me da tristeza por tantos años en el equipo, el haber vivido cosas buenas y malas. Hay melancolía y tristeza el saber que por el momento se nos va el equipo.  Fueron 12 años de jugador y ocho más de entrenador, así que tengo 20 años de estar aquí, te encariñas y quieres al equipo, es una forma de vida, siempre me trataron bien y viví cosas positivas.

“Era de las noticias que no queríamos escuchar, pero así es esto, debemos ser conscientes de que pudo haber pasado en cualquier momento, nosotros sentíamos que no era el momento, pero son situaciones que se viven dentro del futbol”, manifestó.

Los recuerdos vienen a la mente. El ex jugador zapopano recuerda el único título conseguido hace dos décadas como el momento más importante de su carrera deportiva.

“El momento más feliz fue el haber sido campeón con esta camiseta, el tener un trofeo de primera división, el haberle dado a la universidad una felicidad como esa. Todavía recuerdo y se me enchina la piel, fue un gran momento el ser campeón y levantar la copa en nuestra casa”.

El anuncio de la partida a Zacatecas fue un duro revés para la comunidad universitaria, pero cree que el instante más doloroso fue hace un par de años cuando se gestó el descenso a la división de ascenso, que desencadenó la triste historia del equipo.

“El descenso fue un duro golpe. Aunque no nos tocó estar en la cancha lo sentimos mucho (el descenso), fue algo muy duro, y como aficionado es lo peor que te puede pasar”, comentó.

¿Cuál es la anécdota que más recuerda en este equipo?

“Viví muchas anécdotas en el equipo, sobre todo con los jóvenes que debutaban o los mandaban al equipo de primera división les hacíamos cantidad de bromas, bañándolos con agua fría, en el lodo, rasurándoles todo y son situaciones que se viven dentro de un vestidor”.

Lo que más lamenta el ex volante de Tecos es la tristeza que genera en los pocos aficionados emplumados la mudanza de la escuadra a Zacatecas.  

“Sabíamos que Tecos tenía poca afición, pero nuestra gente era fiel, constante, trataba la  manera de apoyar, y lo poco que he escuchado es que se sienten tristes de que el equipo se haya ido”.