Desalojan con uso de violencia a trabajadores de la CAPAM

Los empleados calificaron al alcalde panista, Adolfo Escobar, como "autoritario e intolerante"

Tlaxcala

Trabajadores de la Comisión de Agua Potable Municipal de Tlaxcala denunciaron que fueron desalojados por el nuevo alcalde panista capitalino, Adolfo Escobar Jardínez, a quien calificaron de "autoritario e intolerante", por lo que se deslindaron del mal uso que se le pueda dar a los estados financieros de este organismo descentralizado.

En rueda de prensa, Marco Antonio Velasco y Velasco, quien aseguró que aún es titular de este organismo denunció que el munícipe de Acción Nacional ordenó a policías a entrar con lujo de violencia a las instalaciones de la CAPAM, el pasado dos de enero.

Del mismo modo, Angélica. Hernández Romero quien fungía como jefa de Recursos Humanos sostuvo que el presidente pasó por alto sus derechos humanos por lo "hemos recurrido a la Comisión Estatal de Derechos Humanos para interponer una queja".

Y es que señaló que jamás "nos notificaron que estábamos despedidos y de un momento a otro ingresaron a las oficinas para desalojarnos, por ello, nos demandaremos laboralmente por dicho atropello un total de 22 empleados".

Cabe señalar que la semana pasada el alcalde Adolfo Escobar Jardínez nombró a Juan Barcenas González, como titular de dicho organismo en sustitución de Marco Antonio Velasco y Velasco quien es hijo del oficial Mayor de Gobierno, Ubaldo Velasco Hernández.

Con base en lo anterior, el propio Marco Antonio Velasco y Velasco argumentó que pasaron por alto el artículo uno, diez y dieciséis, entre otros, del citado reglamento interno siendo que se debe respetar la autonomía de este organismo descentralizado del ayuntamiento.

Ante esta situación, señaló que presentó una denuncia ante la procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) a fin de "deslindarnos del mal uso que pueda haber a la documentación oficial y desde la manejo de las finanzas".

En la misma conferencia de prensa, tildaron a Escobar Jardínez de "autoritario e intolerante", toda vez que ejerció el uso de la violencia contra ellos y por lo tanto, demandaron a la CEDH que investiguen los hechos pues hubo una violación a "nuestras garantías universales".