Estado justifica desafiliación

La autoridad estatal argumentó que buscan evitar desvío de recursos a los partidos políticos.

Monterrey

Pese a las críticas que han recibido por parte de los partidos políticos luego pedir que los burócratas se desafilen para continuar laborando en el aparato gubernamental, el Gobierno del Estado argumentó que esa medida es con la intención de que no desvíen recursos, atención y trabajo hacia sus institutos políticos.

Manuel González, secretario general de Gobierno, dijo que la idea es que todo el Gobierno de sus servicios a la ciudadanía y no solamente a la de un determinado partido.

Sin embargo, el funcionario público destacó que todos los partidos políticos son "amigos" del Gobierno.

"Lo que nosotros no queremos es que ningún partido político desvíe ni su atención, ni su trabajo y mucho menos recursos hacia algún partido político, nosotros estamos llegando aquí a atender a la ciudadanía, no a la ciudadanía de un solo partido político o de algún otro.

"Simple y sencillamente (pedirles) que el 100 por ciento de su atención como funcionarios públicos esté puesto en el Gobierno y en la ciudadanía y que no haya desvío ni de atención, ni de acción, ni de dinero hacia los partidos políticos, esa es la intención de esto", insistió.

El secretario general de Gobierno dijo ser respetuoso de toda ideología y preferencia política de quienes integran algún partido, pero apuntó que lo que pretenden es que el servicio sea única y exclusivamente a la ciudadanía sin distingos.

Criticó que en las presidencias municipales no hay figuras independientes que administren los recursos del pueblo, por lo que deberán ser vigilantes del manejo de los mismos para que no vayan destinados a un partido político.

"Hay que recordar que en las presidencias municipales no hay independientes, todas las presidencias municipales están en manos de ciudadanos que fueron electos por un partido político.

"Nosotros vamos a estar celosos de que los recursos y las acciones de cada uno de esos funcionarios no vayan en favor de un partido político porque los recursos son de todo el pueblo y las acciones deben ser dirigidas a todo un pueblo, no a un partido político", explicó.

Al ser cuestionado sobre si seguirán exigiendo a los burócratas del Estado a dejar su militancia partidista, el funcionario sólo se limitó a repetir que velarán porque no haya desvío de recursos, atención y trabajo hacia un instituto político.

Cabe resaltar que este jueves el Partido del Trabajo y el Partido Acción Nacional, en voz de sus dirigentes, criticaron la decisión tomada del Gobierno del Estado.

Al respecto Alberto Anaya, líder del PT, argumentó que exigir a los burócratas estatales que si militan en un partido político renuncien o serán cesados, es una violación a un derecho que les otorga la Constitución.

Por su parte, Alfredo Pérez Bernal, del PAN, criticó los errores "garrafales" que han provocado el despido de dos funcionarios y la supuesta violación a los derechos políticos y humanos de los servidores públicos, ello al considerar que pueden ser atribuidos a una supuesta novatez, distracción o porque el actual gobierno del Estado cree que aún está en campaña.