Derrame cerebral en un niño, resultado de bullying

Antonio estuvo en el hospital Juárez del Distrito Federal, luego de una golpiza de la que fue víctima; estuvo en coma por varios días y al despertar no ha logrado reconocer a su familia

Puebla

Un derrame cerebral lo mantuvo en coma por varios días. No reconoce a su familia, la mitad de su cuerpo no tiene movimiento, una parte de su cráneo le fue retirado para que la inflamación del cerebro ceda y todavía será sometido a otra operación. Tiene 12 años y fue víctima de bullying.
Antonio de Jesús estuvo en el hospital Juárez del Distrito Federal, luego de una golpiza de la que fue víctima. Su madre, María de Jesús Monje Tapia, aseguró que la agresión ocurrió dentro de la escuela secundaria técnica número 10 Galileo Galilei, ubicada en la colonia Santa Margarita, del municipio de Amozoc, de donde su hijo salió corriendo y luego en las inmediaciones de los campos de futbol conocidos como El Puma fue nuevamente agredido.
Monje Tejeda explicó que el 28 de octubre su hijo llegó a su casa, en la colonia Santa Margarita, y le dijo que tenía un dolor de cabeza, pero le ocultó que lo habían golpeado.
Al día siguiente el niño se desmayó, de inmediato lo llevó al Hospital General de Tepeaca en donde no lo pudieron atender y ni siquiera la apoyaron con el traslado a otro hospital porque no estaba el chofer de la ambulancia.    
En un taxi, lo trasladó al hospital General del Sur de la ciudad de Puebla, en donde hicieron el contacto con un especialista del hospital Juárez quien gestionó el traslado al Distrito Federal en donde fue atendido.
La mujer relató que su hijo tuvo que ser reanimado, pues llegó prácticamente muerto, lleva gastados más de 25 mil pesos en la atención médica y traslados.
Sobre la agresión que sufrió Antonio, sabe que los responsables son alumnos de tercer grado de secundaria. Sin embargo el director de la institución, Margarito Basilio Gómez, ha ocultado la información.
Aseguró que en otras ocasiones su hijo ya había sido víctima de agresiones, incluso el menor le pidió a su hermana mayor que lo fuera a dejar y traer a la escuela pues tenía miedo.
El mejor amigo de su hijo tenía un video de la agresión contra Antonio; sin embargo, lo borró ante las amenazas de Basilio Gómez.
“El niño (testigo de la golpiza) fue el día que fue mi pareja a la escuela y le dijo al director ‘maestro fue por culpa de esta niña y tales niños’, y el maestro amenazó al niño, de hecho el niño no quiere ir a la escuela por miedo porque ya lo amenazaron no sé con qué”.
Fue hasta el 5 de noviembre que las autoridades fueron notificadas oficialmente por los familiares del menor, pues habían estado buscando los medios para la atención del niño, hasta que la madre de Antonio hizo público el caso, personal de la Procuraduría General de Justicia (PGJ) se comunicaron con ella y la invitaron a que se presentará a las instalaciones de la dependencia en donde la apoyarían para que presente la denuncia correspondiente.
La mamá de Toño dio a conocer hasta ayer el caso de su hijo, porque estaba ocupada en atenderlo, que no había tiempo. Ella es divorciada y ahora no tiene para los gastos médicos.

NO FUE EN LA ESCUELA, ASEGURA LA SEP

Milenio Puebla estuvo en la secundaria Galileo Galilei en donde Antonio Luna López, supervisor escolar de la zona 021, estaba haciendo una revisión como parte de las investigaciones por los hechos.
Al cuestionarlo aseguró que aún no tienen los resultados, pero de lo que sí está seguro es que las agresiones no ocurrieron dentro de la escuela y calificó las lesiones del menor como “un problema de salud”.
“Tiene problemas el alumno de salud, pero en su momento a través del reporte que nos dé el presidente del comité de padres de familia se lo haremos llegar ahí van a detallar cómo se dio”.
¿Cómo un problema de salud si la madre del menor refiere que lo golpearon?, se le cuestionó.
Pero no en la escuela, respondió, y aseguró que ya tiene indicaciones del secretario de Educación Pública para atender los hechos de los cuales tomaron nota desde el 5 de noviembre pasado, cuando el director de la escuela notificó.
Por su parte, el director de la escuela, Margarito Basilio Gómez, aseguró que de inmediato notificó a sus superiores sobre los hechos y se derivó en una investigación desde el 5 de noviembre pasado cuando los padres le notificaron.
Y aseguró que el tutor del menor le aseguró que los hechos no ocurrieron dentro de la escuela.
“Fue el 5 de noviembre cuando se presentó el padre de familia a decir esa anomalía que se había hecho, pero bien claro dijo que no fue dentro de la institución”.

Separa SEP a director de la secundaria Galileo Galilei

La Secretaría de Educación Pública (SEP) en la entidad informó que Margarito Emilio Basilio Gómez, director de la escuela secundaria Galileo Galilei, ubicada en Amozoc, fue separado de su cargo debido a que no reportó de manera inmediata el caso de un alumno de la institución que resultó agredido por sus compañeros fuera de la institución.
Después de que el pasado 28 de octubre un menor de edad fue agredido, la SEP detalló que de acuerdo a la información que se tiene hasta el momento, la agresión ocurrió fuera de las instalaciones de la escuela y fuera del horario de clases.
Se detalla que personal de la dependencia se ha puesto en contacto con los padres del menor para brindarles asesoría psicológica y jurídica.
La SEP destacó que se mantiene coordinación con la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJ) para que el caso sea llevado ante las autoridades ministeriales, ya que no existe denuncia hasta el momento.
“Existe colaboración con la Secretaría de Salud estatal para que el alumno reciba la atención médica necesaria, ya que según los propios padres de familia, el niño padecía desde hace algún tiempo un tumor, situación que al parecer se agravó debido a los hechos recientes”, apuntó la a través de un comunicado SEP.
La dependencia agregó que se brindará todo el apoyo para que el alumno no se vea afectado en su desempeño escolar y de esta forma garantizar que continúe su permanencia en el nivel secundaria.
“Se han emprendido acciones de prevención a través del Programa Escuela Valor, de la Dirección General de Planeación Educativa, al tiempo de poner a disposición de la comunidad estudiantil el número Educatel 01 800 714 71 08, para denunciar cualquier tipo de acoso escolar”, concluyó la dependencia.

De la alegría a la mirada ausente, entre las secuelas

Después de la golpiza que sufrió, Toño olvida quién es su madre. Postrado en una silla, en la que no tiene control de sus brazos, se dirige a ella como “señora” o “tía”.
Una gorra cubre su cabeza, pues una parte de su cráneo le fue retirado, lo que le ha provocado una deformación. La gorra es para ocultar las marcas de la operación a la que fue sometido.  
De ser un niño alegre, como se ve en las fotos que fueron colocadas en la sala de su casa, que muestran al niño criado en un ambiente familiar, como una en donde está con sus seres queridos en la graduación en la primaria, pasó a tener una mirada ausente, como si no entendiera lo que pasa a su alrededor.
Su madre asegura que era un niño inquieto. Ahora necesita ayuda para cambiarse de ropa, su hermana siempre está pendiente de él, usa pañales y no puede controlar los movimientos de sus manos.
A pesar del dolor que siente su madre por verlo así, no llora, pues el niño de 12 años se desespera cuando la ve que le faltan fuerzas.
Cuando se desespera no puede hablar bien, dice su madre, quien asegura que en menor se expresa como un niño de un año de edad.
No puede mover la mitad de su cuerpo. A falta de silla de ruedas sus familiares lo cargan para trasladarlo para sus curaciones.
Los médicos aún no han podido determinar cuáles serán las secuelas y si serán temporales o permanentes, la próxima semana será evaluado para la próxima operación a la que será sometido y en la que probablemente le pongan una placa que sustituya la parte del cráneo que le fue extraído.

Capturan a un asaltante

Padres de familia de la escuela primaria Margarita Maza de Juárez, ubicada en la colonia Joaquín Colombres, al norte de la capital del estado, capturaron a un presunto asaltante después de que sustrajo bienes de una maestra del interior de un salón de clases.
La mañana del miércoles, Fernando Campos Moallano de 38 años de edad, ingresó a la institución, y mientras la maestra salió del salón para atender a un grupo de padres de familia en la dirección de la escuela, decidió revisar la bolsa de la docente de la que sustrajo un monedero y una cámara digital.
En el momento en que estaba en la dirección, la maestra se percató por una de las ventanas que un hombre se encontraba en el interior de su salón revisando sus pertenencias, por lo que pidió el apoyo de los padres de familia para detener a la persona y, posteriormente, llamaron al número de emergencia 066 del CERI.
Al verse sorprendido, el sujeto salió de la escuela, sin embargo, a pocos metros de la salida, un padre de familia bloqueo su paso y, otros más, apoyaron para concretar la captura.