Sin corresponderle CEDH atiende casos de bullying

Los casos de bullying escolar, aunque no competen a la dependencia, también son atendidos. En lo que va del año se han denunciado 20 casos, mismos a los que se les ha dado seguimiento.
En quinto y sexto grado de primaria, así como en segundo y tercero de secundaria, suele darse con más frecuencia el acoso escolar, informó la SSPDF.
En secundaria, suele darse con más frecuencia el acoso escolar (Cuartoscuro)

Durango, Durango.

Ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Durango, se han presentado cerca de 600 denuncias de diversos casos, de los cuales en 20 casos se ha detectado lo que son las agresiones escolares o bullying y aunque no es de su competencia, se ha intervenido para encontrar una solución.

Lo anterior fue detallado por el titular de la comisión, Felipe de Jesús Martínez Rodarte.

“Hemos recibido 588 quejas en lo que va del año, hasta el corte del mes de Agosto que en comparación con el año anterior, se tenían 648, lo que representa alrededor de 60 quejas menos.

"En estos veinte casos detectados por la comisión, se sigue trabajando y en muchos, por no tener servidores públicos involucrados, se trabaja de una manera fuera del procedimiento."

Comentó que, aunque se han recibido algunas quejas donde se denuncian agresiones escolares o lo que se conoce como bullying, es muy necesario no confundir, porque el señalamiento directo de la agresión no lo tienen en la queja, sino que al acudir al lugar de los hechos, se encuentra con que puede existir el acoso, pero no relacionadao con el servidor público, sino con los alumnos que forman parte de la institución educativa, de ahí que el número de quejas que se es de veinte casos. 

Destacó que la Comisión Estatal de Derechos Humanos ha intervenido en donde por la naturaleza del caso, se busca que de alguna manera la institución garantice la seguridad de quien se ve involucrado en primera instancia. 

En segunda instancia se busca en el área de atención a víctimas que tanto los padres de quien es agredido y del agresor, con la finalidad de identificar el contexto familiar en el que se está viviendo y en su momento sugerir cuando se identifica la necesidad de una atención terapéutica, canalizar a la familia.

Remarcó que en estos veinte casos detectados por la comisión, se sigue trabajando y en muchos, por no tener servidores públicos involucrados, se trabaja de una manera fuera del procedimiento, donde se busca garantizar que el niño siga estudiando aunque no sea en la misma institución. 

En otros se les acompaña durante el proceso para que puedan acudir a una institución donde reciban terapia.

De igual manera reconoció que en los últimos meses es cuando se ha detectado un mayor número de casos en comparación con el resto del año, “si hubo un fenómeno al momento del cierre escolar y al iniciar el nuevo ciclo, donde pareciera se tuvieron más casos”, dijo.

Por último, remarcó que los directivos y maestros de cualquier institución tienen responsabilidades, obligaciones y derechos y dentro de estos está el tomar las medidas necesarias para que las condiciones de disciplina se apliquen y como servidores públicos pueden cometer una falta de no hacerlo; “pero también es una gran responsabilidad que debe ser observada en casa, como padres de familia”, apuntó.