Denuncian el intento de despojo de terreno escolar

Delegada y presidenta del Copaci quieren quitar a una primaria el predio del taller de cómputo y la zona de recreación.
La escuela fue construida con aportaciones de vecinos.
La escuela fue construida con aportaciones de vecinos. (Archivo)

Ecatepec

Padres de familia de la escuela primaria "Unión y Progreso", ubicada en la colonia Piedra Grande, en San Pedro Xalostoc de esta demarcación, denunciaron las maniobras por parte de las autoridades auxiliares para despojar al centro educativo de un terreno que es utilizado para el taller de cómputo y como espacio de recreación.

De acuerdo con lo vertido por integrantes de la Sociedad de Padres de Familia de ese plantel educativo, la delegada, Ana Luisa Montalvo Flores, en contubernio con Ana Lilia Guerrero González, presidenta del Consejo de Participación Ciudadana (Copaci), maniobran para despojar al centro educativo de unos 400 metros cuadrados, con el argumento de edificar un jardín de niños.

Esa cantidad de terreno es la que actualmente ocupan el taller de cómputo y un espacio de juegos para la recreación de los alumnos.

Según los denunciantes, desde el pasado mes de febrero las citadas representantes de la autoridad desplegaron una campaña entre la comunidad para llevar a cabo sus propósitos.

Para ello, se han inmiscuido también en la distribución de desayunos escolares entre los estudiantes, prohibiendo la realización de actividades recreativas y, en suma, teniendo injerencia en asuntos que solo competen al personal docente o a los padres de familia.

A tal grado ha llegado la presión, que recientemente las autoridades auxiliares acudieron al plantel e impidieron que la directora del mismo, Leila Tovar Flores, ingresara, buscando obligarla a firmar un documento en el que ella daba el visto bueno para donar el terreno en disputa, pero al final la directora se negó.

Ante los hechos, tanto la Sociedad de Padres de Familia como los directivos del centro educativo enviaron ya un documento al alcalde Pablo Bedolla López para demandar su intervención, esperando respuesta para poner fin a la situación.

Con una matrícula de 379 y 180 alumnos en los turnos matutino y vespertino, respectivamente, la escuela "Unión y Progreso" tiene más de 35 años de estar en operaciones y fue edificada gracias a las aportaciones de las familias de la zona.