Denuncian inseguridad en Mitras Norte

Habitantes del sector aseguran que no hay rondines de policía y que incluso ha habido robos en los domicilios en plena luz del día.

Monterrey

Para los vecinos de la colonia Mitras Norte, en Monterrey, hacer ejercicio representa inseguridad, y a ese extremo han llegado los habitantes del sector en donde se han registrado una gran cantidad de robos y asaltos.

Bajo el anonimato, un vecino de la calle Hermosillo y que acostumbra salir a correr por las mañanas, señaló que los patrullajes por parte de la Secretaría de Seguridad Pública y Vialidad de Monterrey son escasos.

"Yo salgo a las seis de la mañana y prácticamente no hay nada de vigilancia, ha habido robos cerca de la casa y no han podido hacer nada".

Si bien el denunciante no ha sido víctima de ningún robo, por lo menos dos de sus vecinos sí.

Explicó que dichos robos se cometieron a plena luz del día, sin que ninguna autoridad pudiera hacer algo al respecto.

"Mi vecino, se metieron unas gentes antes del día 24 y era de día. Otro vecino, a medio día le robaron su carro".

Muchos habitantes del sector acuden desde temprana hora a hacer ejercicio al parque ubicado en el cruce de las calles Lerma y Hermosillo.

La mayoría de ellos coincide en que es necesaria la instalación de una caseta de vigilancia por parte de la Policía de Monterrey.

"La verdad sí da miedo porque está sola la calle. No me ha tocado ver ninguno (rondines) desde la seis de la mañana.

"Que sí den más vueltas porque sí hay muchos muchachitos que están esperando ver que ande uno sola. De hecho no traigo nada en la bolsa por el susto que nos dan", señaló otra vecina, quien acude por la mañana a dejar a sus hijos a la escuela.

En el sector mencionado se encuentran por lo menos tres planteles educativos, entre ellos la escuela primaria Sofía Cavazos Club de Leones No. 5, cuyos padres de familia también exigen mayor seguridad en la zona.

Dentro de los reportes hechos por los afectados, se encuentran casos en donde, sin importar la hora del día, los delincuentes ingresan a las casas habitación para despojar de sus pertenencias a los propietarios.