Denuncian hacinamiento de perros en Mariano Otero

El olor fétido se percibe en casas de varias cuadras a la redonda; denuncian maltrato animal.
Una de las hipótesis de los vecinos es que los perros son sacrificados en esta vivienda, por lo que el lugar sería un rastro clandestino.
Una de las hipótesis de los vecinos es que los perros son sacrificados en esta vivienda, por lo que el lugar sería un rastro clandestino. (Nacho Reyes)

Guadalajara

Como si se tratara de un rastro, vecinos de la colonia Mariano Otero en Zapopan deben aguantar los olores fétidos que se originan en el domicilio ubicado en el cruce de las calles Privada Mariano Otero y Turquesa. Ahí, los dueños viven con 30 o hasta 50 perros sin darles el cuidado sanitario necesario para evitar la pestilencia que ya afecta a varias cuadras a la redonda.

A cualquier hora del día es necesario taparse la nariz y  aguantarse la respiración antes de pasar por fuera de dicho domicilio, pues los olores, que van acompañados de la presencia de moscas, son insoportables.

“Ya estamos cansados, dolor de estómago, dolor de cabeza, náuseas, creo que hasta infecciones nos están dando, yo digo que eso es motivo de los olores. De hecho toda la gente pasa a cualquier hora tapándose las narices”, contó una vecina.

Los vecinos de esta vivienda cuentan que no pueden ni siquiera abrir sus ventanas o puertas para que se ventile su domicilio, porque de inmediato el olor se impregna y sus casas se apestan. De acuerdo a los  colonos, el olor se percibe todo el día pero a partir de las ocho de la noche éste se incrementa.

“Lavan su patio y todo eso va a dar a la calle. Todo lo sucio, el excremento, los orines, sangre, todo eso va a dar a la calle, ahí se hace un charco y luego se seca. Cuando viene el aire todo eso lo olemos, todo eso que pisa uno va a dar a las casas”, explicó una habitante de la colonia Mariano Otero.

Las hipótesis sobre la actividad de las tres personas que tienen a las decenas de canes han aumentado, tanto que los vecinos afirman que hasta en dicho domicilio los perros son sacrificados. Lo que sí es evidente es que las mascotas son maltratadas.

“Esta persona dice que lo hace para recoger a los animales, para protegerlos, para alimentarlos pero eso es mentira. Ahora escuchamos cómo lastiman a los perros, lloran, y toda la noche es cuando hacen sus trabajos”, estimaron un grupo de vecinas.

Y no es un tema nuevo y para nada desconocido para la autoridad. Desde hace cinco años los vecinos señalan que han denunciado tal situación ante el gobierno municipal de Zapopan y a la Secretaría de Salud Jalisco (SSJ), pero el tema hasta la fecha no se ha resuelto; ni siquiera se ha realizado una revisión en la finca para descartar maltrato animal, hacinamiento y un riesgo sanitario para los que viven cercano.

“Me llamaron de Padrón y Licencias, que ellos tenían el caso, que ya lo habían visto y nos llamaron. Que eso se llevó a la fiscalía, según nos dijo la licenciada Xóchitl Carbajal que es la directora de Padrón y Licencias en Zapopan. Vino ella, habló con el señor y la mandó a volar”, dijo otro de los vecinos afectados.

Los propios vecinos se dijeron hartos de tal situación y de que ninguna dependencia haga caso a su demanda. Los colonos piden que se termine con tal pestilencia y suciedad y de comprobarse el maltrato a los animales, que se tomen cartas en el asunto.