Denuncian desaparición de un perro de antirrábico de Zapopan

El can estaba en observación y el antirrábico lo reportó como muerto sin presentar documentos que avalaran los hechos, los dueños levantaron la denuncia ante la Fiscalía General

Guadalajara

Lo que sería una observación durante diez días a dos perros Pitbull en el Antirrábico de la Unidad de Protección Animal del municipio de Zapopan; se convirtió en una angustia para los dueños de Bostón y Snowy, el primero reportado muerto sin existir una explicación clara y el segundo entregado en malas condiciones de salud. 

Ambos perros son de Diego Galindo Gaona y su familia, el pasado seis de febrero los canes tuvieron un enfrentamiento y su dueño trató de separarlos por lo que el hombre fue mordido. Al registrarse tal hecho la familia decidió llamar al Antirrábico de Zapopan.

Personal  de la dependencia les indicó que los perros debían pasar un periodo de diez en observaciones en las instalaciones municipales, sin darles opción a que dicho tratamiento se realizara en su propio hogar. 

"Pasan tres días, hablamos para preguntar qué había pasado con los perros y que se encontraban bien. Esto fue el martes 9 de febrero, se encuentran comiendo, se encuentran atendidos, no presentan ningún síntoma de rabia razón por la cual nos pidieron que los lleváramos a observación, por que se podría presentar rabia", contó Diego Galindo.

Un día después el estado del perro Bostón dio un giro a como se había reportado. El 10 de febrero la familia recibió una llamada en la que se les informó sobre la muerte del pitbull. 

"En su momento cuando yo fui a pedir informes no (me entregaron documentos sobre la presunta muerte del perro) supuestamente estaban a la espera de un documento que iban a esperar de laboratorio pero ese documento me lo mencionan después de que ya había habido contradicciones de que no se le podía haber realizado autopsia, y que murió por causas desconocidas", señaló Diego Galindo. 

Se tuvo contacto a con Francia Jáuregui, encargada del antirrábico quien ha tenido contradicciones en las explicaciones de la muerte del perro. Les han dicho que la muerte se registró la noche del martes nueve, luego que fue durante la mañana. Luego que no se le había podido realizar la autopsia y que ya lo habían incinerado y ahora les adelantaron que entregarán un documento. 

El dueño teme y sospecha de que Bostón no haya muerto pero si sustraído del antirrábico para otros fines como el de las peleas o para su reproducción. 

Por su parte, Snowy fue entregado a sus dueños el 13 de febrero en malas condiciones de salud. De acuerdo a un informe de salud realizado por una veterinaria, el perro se reportó con estado anímico débil y decaído, bajo de peso, deshidratación y la herida producida por la pelea del 3 de febrero no le había sido curada. 

Hoy los dueños de ambos perros presentaron una denuncia ante la Fiscalía General del Estado (FGE) contra quien resulte responsable por la desaparición de un perro en un área de cuarentena de un antirrábico, pues para la ley, los canes son considerados como un “objeto”.