Denuncian alcaldes crisis que afecta a ayuntamientos

De ser necesario, en algunos municipios están considerando acudir a las vías legales e interponer denuncias en los casos que consideren pertinentes, aunque hasta ayer esto no había ocurrido.
La semana pasada varios trabajadores fueron citados en Recursos Humanos para ver su situación.
La semana pasada varios trabajadores fueron citados en Recursos Humanos para ver su situación. (Nacho Reyes)

Guadalajara

En Guadalajara no tienen ni para pagar el servicio de recolección de basura, por lo que el alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro Ramírez, calificó como “una situación financiera brutal” la herencia que le dejó la Administración de Ramiro Hernández y que tiene sumida a la capital de Jalisco en una crisis económica con un ejercicio fiscal sobregirado en distintos rubros además de presentar un déficit de 674 millones de pesos con proveedores en una deuda a corto plazo.

De acuerdo a la primera revisión de las finanzas municipales, la actual Administración determinó que en el periodo de enero a septiembre, el ayuntamiento ejerció el 80 por ciento (4,430 mdp)  del presupuesto anual (5,640 mdp), y aunque aparentemente aún contarían con 1,200 millones disponibles para cerrar el año, “nos encontramos con que más de la mitad del recurso que queda (53 por ciento) está atorado en deudas de corto plazo”, con proveedores, contratistas, retenciones y contribuciones por pagar, productos, servicios y finiquitos, detalló Alfaro Ramírez.

El restante quedaría disponible para atender el gasto corriente, sin embargo, entre los datos que revisó la tesorería municipal, se detectó un sobregiro de 161 millones, “lo cual implica un desvío de recursos, una violación a lo establecido en el artículo 126 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y probablemente la comisión de un delito”, mencionó el mandatario tapatío.

El sobregiro fue detectado en la nómina, las cuotas de fondo de ahorro, mantenimiento a equipo de transporte y pago de servicios como luz, gas y agua, algo que consideró, representa una violación a la ley de egresos que aprobó el propio ayuntamiento de Ramiro Hernández para 2015, por lo que iniciarán los procesos correspondientes para llevar el tema a la vía jurídica pues “alguien debe pagar, alguien debe ser responsable por este desfalco financiero”.

Como cereza en el pastel, se detectó que la cuenta bancaria de la capital del estado, la segunda ciudad más importante del país, cuenta únicamente con 25 millones de pesos disponibles, cantidad que incluso se encuentra por debajo del patrimonio personal que el ahora alcalde declaró en el ejercicio 3de3 (40 millones de pesos) cuando era candidato a la alcaldía.

El primer edil se comprometió a que a pesar de la situación en la que se encuentra el municipio, no pedirá un anticipo de las participaciones estatales para cumplir con su promesa en campaña de no endeudar más a la ciudad, por lo que ya prepara una estrategia que le permita solventar los gastos del municipio, misma que podría dar a conocer la próxima semana.

Sin embargo, adelantó que de ser necesario, él, los regidores y los funcionarios de primer nivel no cobrarán ni un peso de su sueldo en este último trimestre, pero no se atrasará en el pago de nómina del resto del personal, ni en la prestación de servicios.

Sobre el posible destino del recurso sobre girado, Alfaro Ramírez mencionó que aún no tienen el detalle específico para determinarlo, y hasta el momento solo pueden informar que esos 161 millones tuvieron como destino las mismas partidas presupuestales ya mencionadas, es decir, la Administración saliente no calculó de manera adecuada el gasto, o simplemente, solo presupuestó para solventar el tiempo que se mantuvieran a cargo.

Apuestan a la ciudadanía para el rescate

Aunque la estrategia no está definida completamente, una de las líneas a la que apuesta el gobierno de Enrique Alfaro para mejorar la situación económica del municipio, es a la aportación ciudadana, “nosotros les pedimos a la ciudadanía que cumpla con su pago de impuestos, que cumpla con sus aportaciones”, mencionó el alcalde, para lo cual, ya tienen en marcha la implementación de programas y una serie de incentivos.

Juan Partida Morales, jefe de la Hacienda Pública, confirmó a MILENIO JALISCO, que tal como lo hicieron en Tlajomulco los últimos cinco años (2010 – 2015), Guadalajara apostará a incrementar su recaudación con ejercicios como el “presupuesto participativo”.