Denuncia sacerdote de San Juan hostigamiento de funcionarios

José Manuel Guerrero indicó que el ayuntamiento de Cadereyta ha criticado su participación en la entrega de agua y alimentos, e incluso lo han difamado contra los voluntarios de la parroquia.

Cadereyta

Luego de ayudar en la entrega de apoyos para las familias afectadas por el derrame de crudo en el río San Juan, el sacerdote de la iglesia "Nuestra Señora de la Merced" empezó a ser víctima de hostigamiento por parte de funcionarios del municipio de Cadereyta.

José Manuel Guerrero Noyola mencionó que el Ayuntamiento ha criticado que haya entregado agua y alimento, e incluso ha difamado contra los voluntarios de la Parroquia.

"Nosotros nos limitamos a llevar el agua que nos llega de Cáritas, todos los días repartimos agua a más de mil familias y hay gente del municipio que nos ha hostigado un poco.

"El secretario de Ayuntamiento se ha referido negativamente al servicio que los voluntarios de la parroquia han estado prestando a la gente. Nosotros solamente estamos cumpliendo una tarea pastoral, lo político no nos interesa. Ellos manifiestan el hecho de que estamos ayudando, han tratado de confrontar a la gente contra nosotros, han hecho correr rumores como que el agua y el alimento lo estábamos vendiendo. Eso afecta a la imagen de la Parroquia", manifestó el sacerdote.

Lo anterior lo denunció al acudir a la Reunión de Seguimiento y Atención Integral por el Derrame de Hidrocarburo, encabezada por el gobernador Rodrigo Medina de la Cruz, a donde intentó ingresar, pero le fue negado el acceso.

"No me dejan pasar, quiero entrar como ciudadano a ver que dice el gobernador. Yo pienso que no nos quieren dar información, esto es un problema público, un problema general, no algo que tengan que ocultar", denunció Guerrero Noyola.

Aunque las autoridades han informado que la limpieza en el río ha dado resultados y muestra un gran avance, el sacerdote señaló lo contrario al asegurar que el agua sigue estando contaminada.

"El primer problema, agua sucia, agua contaminada, seguimos con ese problema. Ya tenemos más de 15 días y el agua sigue sin estar limpia. Seguimos con el segundo problema que es la tierra contaminada, ya pasaron 15 días y no han podido resolver la tierra contaminada".

Por último, exigió a las autoridades incrementar el número de trabajadores para la limpieza de las zonas afectadas, una vez que los consideró insuficientes.