El tiempo entre telas, joyas y fichas

Los maestrso jubilados también pueden entrar al taller de bisutería, o si lo prefieren tomar clases para pintar en tela, o para los que no son tan artistas, jugar dominó puede ser opción.
María de Jesús Montellano Marmolejo, maestra del taller de bisutería.
María de Jesús Montellano Marmolejo, maestra del taller de bisutería. (Haide Ambriz Padilla)

Torreón, Coahuila

UNA OPCIÓN DE GANAR DINERO

María de Jesús Montellano Marmolejo, maestra del taller de bisutería, manifestó que se requieren ganas, paciencia y voluntad para hacer la bisutería. Trabajan perlitas, cola de rata, cintilla, cristal, chapa, cadenas, entre otros, el límite para realizar bisutería es la imaginación.

Son 8 alumnas las que conforman este taller, que además de ser terapéutico par las personas, también representa una forma de adquirir recursos económicos a través de su venta.

Compartió que se tienen exposiciones y ventas de artículos elaborados en estos talleres.

Son los collares y las pulseras, los artículos más solicitados por los laguneros, la ventaja es que pueden ser a pedido y gusto de los clientes.

“Se enseña a las alumnas a manejar la pinza, es lo que más se les dificulta. Una vez que domina esta herramienta no hay nada que no pueda realizar”.

La bisutería es un pasatiempo que no necesita mucha inversión, dependiendo del diseño y los materiales, sin embargo un diseño ya terminado puede recuperar dos o tres veces el costo inicial. 

PARTICIPAN EN EL TALLER DE PINTURA 

María Trinidad Medina Rivera, es la maestra del taller de pintura textil, manifestó que las personas que optan por inscribirse a este taller, deben de tener gusto por la pintura, para que tengan las disponibilidad de pasar un rato a gusto pintando sobre telas, olvidándose de los problemas que tienen.

Aquí se relajan, conviven, mientras hacen algo productivo. Lo primero que se les enseña es a combinar colores, las técnicas para lograr pintar sobre tela.

El costo de los materiales corre por cuenta de los interesados, dependiendo del diseño que proyecten es el tamaño de la tela.

Los diseños son sacados de las revistas, se hace un molde en pellón, para después pasarlo a la tela definitiva.

Aquí las personas aprenden a combinar colores, texturas para lograr un acabado fino en todas sus creaciones. Un mantel se puede terminar en 2 semanas, dependiendo de la tarea que se lleven a su casa.

Son 12 alumnas las que participan en el taller de pintura textil, de igual forma se realizan dos exposiciones al año, para dar a conocer los trabajos. 


EL DOMINÓ LO MANTIENE ACTIVO 

Román Martínez Martínez a sus 90 años se mantiene joven y lúcido jugando dominó con los maestros jubilados.

Compartió que luego de jubilarse trabajó en el INEA, al acudir a la delegación se percató que existía un club de dominó.

Orgulloso señaló que ha participado en concursos organizados por el DIF, en el Estadio Revolución y siempre han sacado buenos lugares, su pasatiempo se convirtió en un estilo de vida y de compañerismo.

Son 3 días a la semana que asiste a jugar dominó, esto le ayudado a despertar sus sentidos y su conciencia, "las personas que no se activan se van atrofiando", sentenció.

“Esto me sirve para tener movimiento, para ejercitar la mente, estar activo y convivir con mis amigos los maestros jubilados, son como mis hermanos, son años de jugar dominó por las tardes”.

Fue maestro y director de escuela, llegó a ser supervisor, luego de trabajar 31 años en el magisterio le encanta aprender día con día.

Disfruta mucho convivir con sus 4 hijos, 16 nietos y 4 bisnietos, la mayoría de sus descendientes siguieron sus pasos en la docencia.