Urge policía ecológica que frene deforestación

No hay vigilancia sobre los daños al medio, originando que sesigan presentando de manera constante, dijo Bernardo Saldaña.
Miles de hectáreas se han afectado por el fuego en la Huasteca Potosina.
Miles de hectáreas se han afectado por el fuego en la Huasteca Potosina. (Imelda Torres )

San Luis Potosí

Sanciones hasta de mil 200 salarios mínimos, es decir 87 mil 648 pesos y hasta prisión pueden tener quienes se detecten talando árboles de manera ilegal o cometiendo daños en torno al medio ambiente, advirtió el director de Ecología en el gobierno local, siendo necesario un cuerpo policíaco que regule este delito.

El titular, Bernardo Saldaña García refirió que es urgente la creación de una policía ecológica para mantener la vigilancia en torno al tema del medio ambiente, pues de esta forma se apoya al municipio y se mantiene en aplicación continua el marco jurídico.

Señaló lo anterior al referir que las leyes y reglamentos en torno a la quema y tala de árboles no son por temporadas sino permanentes, por lo que al sorprender a una persona cometiendo este tipo de delitos federales puede obtener sanciones hasta de mil 200 salarios mínimos, y en caso de tala de cedro hasta 20 años de cárcel.

El municipio tiene la facultad de aplicar sanciones a quien haga quemas, talas, contamine el agua, tire residuos tóxicos, grasas, aceites, sin embargo debe mantener estrecha vinculación con las diversas secretarías ambientales y con el Ministerio Público.

Al aplicar sanciones económicas se frena el delito y de esta forma se cuida la flora y fauna, aunado a que se mantiene la protección de ciertos árboles que se encuentran en un estatus de protección por ser escasos o estar en riesgo de extinguirse.

"Quizás la población necesita que se apliquen las sanciones para aprender mejor a cuidar el ambiente, porque existe información suficiente, se les avisa constantemente sobre este cuidado y aun así reinciden", lamentó.

Añadió que es urgente y necesario que la población haga conciencia que el agua se acaba, al igual que el oxígeno, y en la actualidad el mundo se dirige a la autodestrucción, pero todos deben cooperar de forma voluntaria y ayudar a mejorar la calidad del ambiente.

Añadió que la dirección a su cargo, realiza una solicitud de reforestación en un derecho federal, como es en el río Valles, del cual no se ha obtenido respuesta hasta el momento.