“Deberíamos de platicar los dos un día de éstos”

Rumbo a la contienda, Felipe de Jesús Cantú y la alcaldesa "calientan motores".
El encuentro no pasó de unos minutos.
El encuentro no pasó de unos minutos. (Raúl Palacios)

Monterrey

Los comicios de este domingo no sólo sirvieron para elegir al nuevo dirigente nacional del PAN…

También sirvieron para que algunos aspirantes comenzaran a practicar el famoso besamanos (guardando toda proporción), o incluso para reiterar sus intenciones electorales y hasta medir el apoyo al interior del partido.

El escenario fue la casilla de votación ubicada en el Club de Leones Sur, sobre la avenida Sendero Sur, en la colonia Contry, donde por la mañana se dio un encuentro entre los hasta ahora, dos aspirantes que más suenan para abanderar al PAN rumbo a la gubernatura.

Cerca de las 12:00, acompañada de su esposo y sus tres hijas, la alcaldesa de Monterrey, Margarita Arellanes, acudió al centro de votación a ejercer su sufragio al ahora reelecto dirigente nacional del PAN, Gustavo Madero.

A su salida se dio el encuentro de frente: justo en la puerta, Felipe de Jesús Cantú chocó con la alcaldesa.

“Hola, ¿cómo estás? Hace mucho que no platicamos, deberíamos platicar un día de éstos”, se dijeron mutuamente los dos panistas en el encuentro que tuvieron por escasos segundos.
Sin embargo, ninguno de los dos quiso amarrar fecha para una reunión formal

“Ah! No, no le pusimos fecha… es como las candidatura: vas a ir, sí, ¿ahí la vemos no?, ¿vas a votar por mí?... lo vemos más adelante ¿no?... así más o menos”, confesó entre risas, Felipe de Jesús, en entrevista posterior, respecto a la posible reunión entre los dos.

El ex alcalde de Monterrey no desaprovechó la oportunidad para reiterar sus aspiraciones a la gubernatura.

“Por supuesto, la candidatura en la que me registraré una vez que salga la convocatoria es la de gobernador…

¿Sería contra Margarita?

“Eso parece, pero ella no ha dicho abiertamente ‘sí me gustaría’, sería una muy buena contienda, sobre todo porque tenemos muchísimos años de estar en el partido los dos, hemos estado casi siempre del mismo lado del escritorio, pero no un frente a frente”.

Justo cuando se retiraba, el ex alcalde de Monterrey, puso en jaque al dirigente estatal del PAN, José Alfredo Pérez Bernal, quien por coincidencia, llegó a ese punto mientras realizaba un recorrido por los diferentes centros de votación.

“Dirigente”, lo saludó Cantú Rodríguez y aprovechando los medios de comunicación pidió una fotografía, mientras el líder albiazul un poco confundido se acomodaba para la foto.

Los tonos rojos comenzaron a pintar la cara de Pérez Bernal, cuando de entre los medios alguien sugirió: “Levántele la mano”, a lo que el dirigente solamente sonrió y trató de minimizar el acto cuando de pronto una frase soltó la carcajada de los presentes.

“Pues hazles caso ¿no?” le dijo el ex diputado federal lo que sumó una combinación entre risas e incomodidad en la fotografía.