Ddser exige un castigo “ejemplar” para el alcalde de Tepehuacán

Activista espera que no exista obstrucción en la investigación y que no se le proteja.
Piden castigo para el alcalde.
Piden castigo para el alcalde. (Cortesía)

Pachuca

La presidenta de la Red por los Derechos Sexuales y Reproductivos de Hidalgo (Ddser), Bertha Miranda Rodríguez, exigió un castigo ejemplar para el alcalde de Tepehuacán de Guerrero, Hilario Mendoza Benito, quien, en estado de ebriedad, le rompió a golpes la mandíbula a su esposa María Virgina Ortíz Monroy, agresión por la que se inició una averiguación previa en la Procuraduría General de Justicia del Estado.

La activista pidió que no exista obstrucción en la investigación y que el funcionario público no sea protegido por la estructura gubernamental por su vínculo partidista.

“(Es un caso complicado), desde el sistema de poder, que es priista, desde los usos y costumbres de su comunidad (que llegan a tolerar agresiones contra la mujer), que el que ostente el mando de un municipio lo pudiera dificultar, pero este es el momento ideal para que se demuestre que el avance que ha tenido el gobierno estatal en acciones a favor de las mujeres, incluyendo convenios con organismos internacionales como la ONU, no quedan sólo en la retórica.

“Esperemos que no dificulten este caso y que vean que el tema de la violencia perjudica realmente a las mujeres”, comentó Miranda Rodríguez, quien recordó que el Código Penal de Hidalgo señala que las lesiones que tarden más de 15 días en sanar deben ser perseguidas de oficio, en tanto que la Ley de Violencia Familiar impide realizar cualquier arreglo u otorgar el perdón legal.

Añadió que la Red por los Derechos Sexuales y Reproductivos de Hidalgo, al igual que otras asociaciones para la protección de los derechos humanos, de la población esperará a la integración del expediente de la averiguación previa 12/DAP/540/2013 por el delito de lesiones, y en caso de que el resultado sea negativo, realizará diversas acciones de presión para no permitir que la acción del presidente municipal de Tepehuacán de  Guerrero quede impune.

“Las conductas misóginas y el machismo no son excluyentes de ninguna clase social o posición política, esto es una condición cultural. Este caso salió a la luz por tratarse de un servidor público, pero en la entidad, por lo menos hay muchos que jamás se denuncian. Lo importante es que esa integración de averiguación que refiere la Procuraduría General de Justicia de Hidalgo realmente arroje resultados suficientes y que no se proteja con el fuero a este presidente municipal, que también los diputados intervengan y se puedan aplicar las sanciones correspondientes.

Fue un suceso lamentable en la entidad, se tiene que aplicar por completo la ley, el Congreso tienen que intervenir y no proteger con su fuero al alcalde”, recalcó.