Se estrena Danza Guadalupana de la Clínica 20

Por primera vez, las enfermeras de diferentes turnos del IMSS, pudieron mostrarle su devoción a la "morenita", habiendo practicado durante meses para bailar ante su imagen, a modo de agradecimiento.
Fueron las propias enfermeras las que diseñaron la vestimenta.
Fueron las propias enfermeras las que diseñaron la vestimenta. (Lilia Ovalle)

Francisco I. Madero, Coahuila

Con trajes de danzantes en los cuales se bordó el logotipo del Instituto Mexicano del Seguro Social, trabajadoras de la institución realizaron la primera danza y reliquia ofrecida en honor a la virgen de Guadalupe en este municipio.

La enfermera, Claudia Godínez Esquivel, dijo que es la primera vez que las trabajadoras, entre personal de enfermería y asistentes médicos, participan activamente en una danza popular.

"La capitana y el capitán son cuñados, así como la tamborera es hermana de la primera y de la enfermera Carmina".

"Nosotras motivamos la formación del grupo, es la primera vez en la clínica que realizamos esta actividad. Nosotras iniciamos, éramos puras enfermeras, y después se nos unieron los capitanes (de la danza) que son la familia de una de nuestras compañeras". 

Agitada y sudorosa Claudia indicó, fue la enfermera Carmina quien le pidió a su hermana Cintia y a su esposo Francisco que capitanearan la danza, así como su hermana Alma Iris que llevara el ritmo del tambor.

"Ojalá que el próximo año se nos unan más personas del Instituto, porque de la dirección nos están apoyando para que dancemos, de hecho, somos puras del turno de la tarde, dos compañeras de la mañana y una de la noche", dijo Claudia.

El grupo denominado "Danza Guadalupana de la Clínica 20" se conformó luego de dos meses de ensayos, que rindieron frutos en cuanto al acondicionamiento físico de sus integrantes.

Las mujeres aseguran que incluso comenzaron a bajar de peso debido a ejercicio cardiovascular que requiere el baile.

Cintia Gutiérrez Delgado, maestra de la danza, indicó que en menos de dos meses sus muchachas aprendieron a bailar.

Y fueron ellas mismas quienes idearon la forma de la nagüilla, que en la parte trasera tiene bordado con lentejuelas el logotipo del IMSS.

"Las ensayaba a las ocho y media, media hora todos los días. Muchas de las compañeras sí se les notó que bajaron de peso, de hecho me decían: '¿Y sí vamos a adelgazar, maestra?' Y pues claro que sí, si le echan ganas y si danzan como debe de ser, por supuesto que adelgazan".

Cintia refirió que su familia es originaria del ejido Coruña, y en su caso lleva 7 años bailando como capitana. Su cuñado, Francisco Villa Castruita, la secunda como capitán.

En cuanto a la presencia de niños danzantes acotó: "Los niños son hijos de trabajadoras del IMSS; batallan más para agarrar los pasos pero igual se mueven".

"Aproximadamente somos como 25 integrantes de la danza y esperamos que se integren más con el apoyo del director de la clínica".

"Desde niña ando en la danza y pasé de capitana a tamborera, ya tengo más de dos años llevando el ritmo".

También Alma Iris Gutiérrez, tamborera de la danza, es una mujer devota a la virgen morena y toda su vida ha trabajado en la danza. 

"En el ejido tenemos nuestra danza también guadalupana y por lo que hago no pido una cantidad, es lo que la danza te guste dar en cuestión de dinero. Tengo una niña de 3 años y también le gusta la danza".

La danza del IMSS inició su conmemoración a las nueve de la mañana y suspendió el baile a la una y media para repartir los clásicos guisos y sopas, que se entregan gratuitamente a la población a manera de reliquia.

Posteriormente, las trabajadoras se integraron a la peregrinación programada a las cuatro y media de la tarde para arribar a la iglesia de Guadalupe, en esta ciudad.