Mejor calidad de vida a través de la cirugía "de la sonrisa”

Este viernes es el Día Internacional del Síndrome de Moebius, se estiman 150 casos en México y mil en el mundo. Es un mal congénito que impide desarrollar nervios craneales sexto y séptimo.

México, Distrito Federal

Hace algunas décadas, cuando nacía un niño con el síndrome de Moebius en México, a la madre la acompañaban la angustia, los diagnósticos desgarradores, la ignorancia de los doctores y la ausencia de centros de salud para atender casos de este tipo.

Sin embargo, la ciencia avanza rápidamente y hace más de cinco años, existe ya una clínica multidisciplinaria para atender a las personas que sufren este padecimiento, del cual no se ha encontrado la causa real.

El doctor Alexander Cárdenas Mejía, cirujano plástico reconstuctivo, es quien encabeza la clínica en el Hospital Manuel Gea González, instancia pública que incluye especialidades como neurología, genética, ortodoncia y cirugía plástica, entre otras.

El esfuerzo que se ha hecho en la ciencia, también replica en la solidaridad. A finales de noviembre del año pasado, se firmó el acta constitutiva del primer organismo en el país, que buscará reunir lo más posible a quienes padecen de este síndrome, acompañarlos y conformar una familia donde nunca más un niño Moebius se sienta solo.

Se trata del Movimiento Moebius México Asociación Civil, que preside el doctor Cárdenas y que tiene su sede en la capital del país, pero que buscará cobijar a todos los pacientes y familiares en el territorio nacional. Mañana es un día especial, se celebra el Día Internacional del Síndrome de Moebius.

Cirugía plástica mejora calidad de vida

A cada uno de los pacientes que son diagnosticados, se le ofrece una mejor calidad de vida no sólo en la cirugía plástica, sino en otras áreas de su cuerpo que son afectadas por este síndrome.

El síndrome de Moebius  es una de las llamadas enfermedades “raras” que hay en el mundo. La literatura médica arroja que este mal congénito impide el desarrollo de los nervios craneales sexto y séptimo, por lo que la persona tiene dificultad para hablar, sonreír, mover los ojos y presenta un cuadro de parálisis facial.

Desde luego que existen diversos tipos de parálisis, hay quienes tienen sólo en un lado del rostro o en ambos, por lo que la microcirugía que se realiza difiere en cada uno de los casos. Pero los resultados son notorios.

Además de formarse el surco de la sonrisa, hay un poco de movilidad en el rostro, lo que contribuye a tener una mejor masticación y en ciertos casos, que haya una mejoría en la pronunciación de las palabras.

En la mayoría de los casos, hay estrabismo en los ojos, paladar hendido, afecciones en los oídos, manos, problemas en la columna vertebral y en algunas situaciones, se presenta el llamado pie “equinovaro”, que debe ser operado a temprana edad para permitir que los niños puedan caminar.

150 casos en México

Se estima que en nuestro país, hay alrededor de 150 casos o más y en el mundo, no más de mil personas afectadas. Sin embargo, en países como Canadá, España y Argentina, también se atienden a estos pacientes, por lo que aún se desconoce la cifra total pues todavía no hay mucha información al respecto.

Sin embargo,  en el área de Cirugía Plástica Reconstructiva se realiza el procedimiento que “corona” a las personas que no pueden sonreír por la parálisis que les acompaña. Se trata de la llamada cirugía “de la sonrisa”, donde se reemplazan los nervios afectados con los músculos de extremidades inferiores, logrando que haya movilidad en el rostro.