La oralidad ayuda a mejorar Imagen de jueces: Espinoza

Para el juez de control Daniel Espinoza, la vinculación entre jueces y corrupción fue propiciada por el sistema tradicional (2 de 2).
Mejorar las policías, clave para éxito de oralidad: juez (Milenio Digital)

Guadalajara

En el contexto de esta crisis de seguridad, tal vez la más grande en lo que va de este sexenio del presidente Enrique Peña Nieto por el caso de Guerrero y por el de Tlatlaya, se ha colocado en el centro de la opinión pública el cuestionamiento de qué tanto era necesaria una reforma en el sistema de justicia para garantizar el estado de derecho y la seguridad. Por esa razón se hace un balance del nuevo sistema de justicia en el estado de Jalisco, con el arranque de los juicios orales hace ya casi un mes, con esta conversación con uno de los cuatro jueces que iniciaron este sistema legal con los juicios orales, el juez Daniel Espinoza Licón.

 

Desde tu espacio como uno de los jueces que pasará a la historia como el primero en arrancar este sistema aquí en la entidad ¿cómo ves el panorama de los policías en Jalisco?

Yo lo veo crítico, pero creo que no podemos ser tan alarmistas sobre el tema, creo que puede ser paso a paso ir capacitando; creo que con el grupo selecto que se capacitó en el Distrito 6, hasta hoy, ha resultado favorable, se ha visto la capacitación, desde mi óptica creo que ha sido la adecuada. Sí nos hace falta, esto es para empezar porque sí se requiere la capacitación para la totalidad de los policías. Lo cierto es que es un problema grave.

 

Retomando la cadena, el juez funciona como control para determinar si la detención fue legal o no. Y luego ¿qué sigue?

Comenzamos con otro proceso que es si el imputado quiere declarar o no respecto de esos hechos; ya que diga que sí quiere declarar entonces el MP tendrá que formular la imputación, es decir, qué hechos le atribuye al imputado. A partir de que le atribuye los hechos, el imputado tendrá que decir si quiere que se resuelva la situación jurídica en ese momento, dentro de 72 horas o dentro de 144 horas. ¿Para qué son esos plazos? Para que el imputado pueda presentar pruebas, medios de prueba.

 

¿Qué es la vinculación?

La vinculación es el auto específico en el que se dice que hay elementos, que hay datos de prueba que justifican el hecho delictivo y la probable participación en la comisión delictiva y, por tanto, van a estar sujetos a un procedimiento, no forzosamente a estar detenidos. En el sistema tradicional, la única forma que había para garantizar la presencia del imputado era estar detenido, lo que le costaba al estado 170 pesos diarios. Ahora ya no es así, habrá prisión solamente cuando el delito realmente lo amerite porque afecta gravemente al interés público o porque se rompe con tres principios, es decir, no se garantiza la presencia del imputado en el juicio, no se garantiza la seguridad de víctimas testigos con la comunidad, o existe obstaculización en el procedimiento. Si no se atenta contra ninguno de esos tres aspectos el imputado tiene que estar en la calle, aún cuando se le haya vinculado. En este caso, era un delito de narcomenudeo donde la Ley General de Salud lo contempla como de prisión colectiva oficiosa, que afectan gravemente al interés público, por lo tanto hubo auto de vinculación y hubo prisión preventiva. Esto fue un martes, el jueves siguiente solicita un procedimiento abreviado en ministerio público, se señala la audiencia el viernes para el procedimiento abreviado. ¿Qué es el procedimiento abreviado? Es una forma que contempla el Artículo 20 constitucional apartado a fracción 7 en el que el MP, tomando en consideración la causa, lo sustentado del caso y, claro, la facilidad de que el imputado favorezca al Estado al esclarecimiento de los hechos, si el imputado reconoce voluntariamente, si renuncia al juicio oral, si acepta que se le juzgue con los datos de prueba que tiene el MP y en presencia de su defensor dice que reconoce los hechos, con eso, en ese momento, el juez está en posibilidades de juzgarlo y el código nos da 48 horas para juzgarlo. A mí me tocó dictaminar esa sentencia y, bueno, para qué me espero 48 horas. Yo les pregunto a las partes si están de acuerdo que en ese momento se dicte la sentencia, el MP me dice que sí, el defensor e imputados me dicen que sí y en ese momento les dicto la sentencia, me tardé una hora y media.

 

Y el delincuente, por aceptar todos los cargos, tuvo el beneficio de que se le redujera la sentencia.

Sí, de acuerdo al código nacional se le puede reducir hasta la mitad si es primo delincuente, si es la primera vez que delinque, hasta la mitad y si ya tiene antecedentes penales hasta un tercio de la pena. En este caso, el delito de narcomenudeo tiene una sanción de tres a seis años; la mínima era tres en el supuesto de que llegaran a ser condenados. El beneficio que el MP les ofrece a cambio de que ellos reconozcan voluntariamente la comisión del hecho es reducirles un año, así quedaría la sanción de dos años; si se les condena dos años tienen dos posibles salidas: que sea conmutable, es decir, que a través del pago de una multa ellos se vayan y no pasen esos años en prisión o la suspensión condicional de la pena en la que tiene que cumplir determinadas condiciones o requisitos, si cumple con ello, deposita una fianza con la que garantiza que va a cumplir con las condiciones impuestas por el juez y se va a la calle. Si en esos dos años no comete otro delito y cumple con todas las condiciones que le impuso el juez se tiene como purgada la pena y el asunto se acabó.

 

Háblanos de la tercera etapa,  en los casos que se van hasta el juicio oral. Ejemplificando con el caso más representativo que hayas vivido en estas casi cuatro semanas de juicios orales en Jalisco.

Hay dos formas de terminar los procesos, que son las soluciones alternas al conflicto y ésta es acuerdo reparatorio, donde exclusivamente es reparación del daño y la suspensión condicional del proceso, en la que el imputado tiene que cumplir determinadas condiciones, las principales: respetar a la víctima, no molestarla, no acercarse, si es un delito cometido por familiares cumplir con las pensiones alimenticias. La otra es una forma de terminación anticipada, que es el procedimiento abreviado. Si no se terminaron bajo una solución alterna ni bajo una forma de terminación anticipada tendremos que ir forzosamente a juicio. Hay un filtro, etapa intermedia de preparación a juicio oral, donde el MP va a decir por cuáles hechos acusa; se escucha al defensor, cuáles son las pruebas que va a ofrecer y el juez dicta un auto de apertura a juicio oral. Dictado ese auto, que es el bosquejo de lo que se va a ver en el juicio oral, tanto del MP como de la defensa y nos vamos a juicio oral. A partir de que se dicta ese auto, en 45 días tiene que estar una audiencia de debate de juicio oral donde un tribunal de enjuiciamiento; el juez diferente al que fue juez de control y de etapa intermedia tiene que juzgar en esta audiencia de debate de juicio oral. Tendrán que llevar a los policías que realizaron la detención, a los peritos y llevar en general todas las pruebas y tendrán que desahogarse bajo cinco principios rectores ante el tribunal de enjuiciamiento: publicidad, debe ser público generando transparencia, tenemos un grave problema de percepción de corrupción en el sistema.

 

El juez es el segundo visto por la sociedad como más corrupto.

Lamentablemente porque el sistema tradicional se presta, no quiere decir que haya corrupción, era precisamente la percepción de desconfianza y por eso estamos calificados muy mal por los organismos mundiales, con un 3.4: reprobados. El otro principio es de contradicción: el juez no puede resolver nada sin escuchar al contrario, si el MP dice una cosa tienen que escuchar al abogado y al imputado. El tercer principio es concentración: todo tengo que concentrarlo en una sola audiencia, lo más posible, sin suspender continuaciones para dictar la sentencia bajo otro principio que es la inmediación, es decir, el juez ni puede delegar por ningún motivo su labor a un tercero, no puede haber intermediarios entre los usuarios de la administración de justicia, entre los justiciables y el juzgador.

 

¿Cuántos de esos 36 juicios llegaron hasta ahí?

No ha llegado ninguno. Ha habido solamente dos casos que han llegado al tribunal, los otros se resolvieron ante la misma agencia del MP bajo la mediación y conciliación, lo que demuestra la efectiva capacitación del personal de Fiscalía Central porque han cambiado el panorama, no es metiendo a la gente a los reclusorios como se resuelve el problema, es escuchando las necesidades de la víctima.