Custodia de “Pedrito”, niño maltratado, aún sin definir

El sistema DIF en Ciudad Madero continúa brindándole atención  en la ‘Casa Hogar del Niño y de las Niñas’ que se localiza en el sector Fidel Velázquez de la colonia Lucio Blanco.

Ciudad Madero

El menor, Pedro Daniel Castillo Rivera, quien actualmente cuenta con 9 años de edad, permanece recibiendo atención médica y psicológica, ante las secuelas que le dejaron el bestial abuso que vivió junto a su progenitora y su padrastro, quienes lo torturaban, al grado de causarle la mutilación de dos dedos de su manita y una oreja, así como fracturas y heridas en todo su cuerpo; por fortuna ambos 'monstruos' fueron detenidos y el menor rescatado del martirio en el que se encontraba dentro de una vivienda ubicada en la colonia las Flores.

Hoy en día, su vida ha dado un giro radical, toda vez que en la Casa Hogar del Sistema DIF en la urbe petrolera, se le brindan los estudios y la atención que requiere para llevar una vida digna, con la intención de que el día de mañana pueda incorporarse a la sociedad.

Adolfo Martínez Tapia, Director General del voluntariado DIF, manifestó que "Pedrito" cursa el cuarto año de primaria y acude a la escuela como cualquier otro niño de su edad, con la diferencia de que tiene que regresar a la casa hogar, hasta en tanto no se defina la situación jurídica de la patria potestad.

"El niño está viviendo felizmente aquí en la Casa Hogar, llevando su proceso quirúrgico por las lesiones que traía, recientemente fue operado nuevamente, este es un proceso largo para que el niño pueda quedar totalmente bien", mencionó.

En este sitio "Pedrito" ha encontrado un verdadero hogar, donde tiene lo más valioso que cualquier pequeño de su edad puede anhelar, la compañía de amiguitos con quienes juega y al mismo tiempo han sido un apoyo en su rehabilitación. Actualmente en la 'Casa Hogar del Niño y de las Niñas' existen 13 infantes, siendo una niña de un año y medio la más pequeña de toda la población infantil que aquí recibe los cuidados, toda vez que no cuentan con una familia.

"Aquí encontró todo, aquí tiene el cariño, el amor que necesita y aparte de los cuidados que le brinda tanto la directora, como la psicóloga, las niñeras y de verdad que es un niño muy diferente a comparación de cuando lo recibimos, su vida cambió realmente para bien, afortunadamente", expresó.

En cuanto a la custodia, dijo que todavía no se ha tomado una decisión, ya que la única persona que podía haberse quedado con él es la abuelita; sin embargo, al tratarse de una persona de 65 años le es imposible hacerse cargo del niño.