Curtidores buscan invertir en tratamiento de sebo de cueros

El presidente de CICUR lo prevé como un negocio potencial el mejoramiento de este procedimiento, que a mediano plazo podría traer beneficios económicos.

León, Gto.

Luego del cierre de dos sebaderos en León por contaminar el arroyo Hondo, curtidores revelaron que buscaran tratar el sebo de los cueros y que a mediano plazo podrá dejarles beneficios económicos.

En cada cuero, aproximadamente se registra que un 20 por ciento es grasa, en Guanajuato se procesan 42 mil al día, por lo que se estima que pueden registrarse hasta 220 toneladas de sebo y dicho volumen sería todo un negocio, así lo dio a conocer Fabián Collazo, presidente de la Cámara de la Industria de la Curtiduría (CICUR).

"El sebadero se alimenta de las tenerías, sí es una realidad, ya traemos un trabajo avanzado, se va a iniciar a realizarse unas sociedades con algunas tenerías, donde se van a poner sus propios sebaderos, que sea como un tipo de industria donde se procesen dos tipos de descarne, el descarne crudo y el descarne con sulfuro", explicó.

Y continuó, "el descarne crudo tiene un valor importante, se está en negociación con una empresa que lo procesa, donde se mete el sebo ahí y sale proteína y grasa que se puede emplear para el procedimiento de harina para alimento y grasa".

Dijo que se tiene cerca de un año trabajando dicho proyecto con el Centro de Innovación Aplicada en Tecnologías Competitivas (CIATEC, A.C.), pero además se tiene la alternativa, de trabajar con empresas de España y Alemania para tratar sobre todo el descarne con sulfurado.

"El descarne crudo, es negocio, es autosustentable y todavía genera una utilidad haciendo bien las cosas, tratando el agua, y en la parte del descarne sulfurado, ese no es autosustentable, aquí lo que va a pasar que muchas tenerías van a empezar a descarnar en crudo y el sulfurado te va a costar, aquí en México no se trata, en otros países sí se hace", explicó.

La Procuraduría Ambiental y de Ordenamiento Territorial realizó la clausura temporal de dos sebaderos que descargaban sus aguas contaminadas al Arroyo Hondo, ubicados a un costado de la carretera a San Francisco del Rincón; pero aún hay 10 sebaderos más que extraen el sebo del cuero que es procesado.

La Procuraduría pretendía realizar la clausura de tres sebaderos, pero uno cambió su razón social, motivo por el cual no se pudo proceder al cierre.

"Esta es una realidad que tenemos, así como tratar el sebo y aparte también lo que se tiene que tratar es el cromo", reconoció Fabián Collazo.