Combaten 3 tipos de plagas

Destacan el de la roya, la mosquita del ajo y varios tipos de hongos, que se combaten a través de productos químicos.
Los ataques más graves se presentan al final del ciclo vegetativo.
Los ataques más graves se presentan al final del ciclo vegetativo. (Domingo López Bustos)

Viesca, Coahuila

Como cualquier cultivo, el del ajo, también sufre por problemas de plagas, entre las que se cuentan el de la roya, la mosquita del ajo y varios tipos de hongos, que se combaten a través de productos químicos.

La mosca, o Phorbia antigua Meig, se le conoce por contar con un color en tono gris amarillento, de aproximadamente seis milímetros de longitud, con cinco líneas oscuras sobre su tórax, alas amarillentas, patas y antenas negras, se avivan los 20 y 25 días y ponen unos 150 huevecillos.

El cultivo del ajo puede registrar enfermedades como el hongo conocido como Peronospora Schaleideni.

Su ciclo biológico es de invernación en estado pupario, la primera generación se detecta a mediados de marzo a primeros de abril, la ovoposición comienza a los 15 a 20 días, después de su aparición, hacen sus puestas aisladas o en conjunto de unos 20 huevos cerca del cuello de la planta, en el suelo o en las escamas.

La coloración de los huevos es blanca y el periodo de incubación es de dos a siete días, el número de generaciones es de cuatro a cinco desde abril a octubre.

Este insecto ataca a las flores y órganos verdes del ajo, el ápice de la hoja palidece y luego muere, por lo que se requiere la desinfección de semillas.

Por cada kilo deben emplearse 50 gramos de Heptacloro y los tratamientos deben repetirse cada ocho a 10 días.

La roya suele ser más sensible y por lo tanto, en la mayoría de las ocasiones es grave cuando se repite mucho en el cultivo y aparecen los primeros síntomas a principios de mayo, origina manchas pardo-rojizas que después toman coloración violácea.

Las hojas se secan prematuramente como consecuencia del ataque, de ahí que tienen que utilizarse varios químicos para su combate, como el metil tiofanato en un 70%.

También el cultivo del ajo puede registrar enfermedades como el hongo conocido como Peronospora Schaleideni, que se presenta como una vellosidad blanquecina en la hoja, que amarillea y muere rápidamente como consecuencia de esto aparece la afectación, conocida como podredumbre blanca.

El ciclo biológico se registra cuando permanece en el suelo largo tiempo (entre tres y ocho años), la temperatura óptima para su desarrollo se encuentra entre los 18 y los 20 grados centígrados, aunque puede comenzar la reproducción a partir de los dos grados centígrados.

El desarrollo decrece al aumentar la temperatura sobre los 20 grados. Los daños pueden presentarse inmediatamente después de un trasplante, lo cual dificulta la germinación.

Las hojas adquieren un color amarillento, que puede comenzar por la unión con el tallo, las plantas afectadas carecen casi por completo de raíces y tienen presentes las condiciones para su desarrollo.

Los ataques más graves se presentan al final del ciclo vegetativo, al igual que en la Roya, se puede utilizar el químico, Metil Tiofanato en un 70 por ciento, como lucha química contra este mal al cultivo del ajo.