Cualquier nuevo convenio “debe preservar Temaca”

Ismael del Toro se comprometió a velar por los intereses de alteño en la discusión de un nuevo convenio de distribución del agua, señala Imdec; vigilarán acciones de la Unops-PNUMA.
Defensores de Temaca insisten en el que el poblado sea salvado
Defensores de Temaca insisten en el que el poblado sea salvado (Cortesía)

Guadalajara

Los pobladores de Temacapulín y sus gestores jurídicos y sociales, exigen que el debate abierto desde febrero pasado en el Congreso de Jalisco, en relación al posible nuevo convenio de distribución de aguas superficiales del río Verde, los incluya, de manera que se garantice que el viejo asentamiento alteño sea respetado bajo cualquier circunstancia.
“Hemos recibido la seguridad de parte del diputado Ismael del Toro Castro de que no se negociará a espaldas de la comunidad”, explicó a MILENIO JALISCO la activista María González Valencia, quien forma parte del Instituto Mexicano para el Desarrollo Comunitario (Imdec). “Quedamos de presentarle una propuesta para iniciar el debate en busca de la construcción de una política de gestión integral del agua”, lo cual será la base para abrir debates en el próximo mes de abril, agregó.
El legislador recibió de los colectivos involucrados una serie de consideraciones sobre el tema, tras el punto de acuerdo que promovió la fracción del Partido Movimiento Ciudadano  el pasado 18 de febrero.
“Nos preocupa que el debate que se está dando actualmente en el Poder Legislativo, promovido por el citado punto de acuerdo, se esté realizando sin la participación de las comunidades afectadas y la diversidad de organizaciones y colectivos en defensa del agua de Jalisco. Nos preocupa que las soluciones planteadas, no parecen estar inspiradas en las alternativas de una gestión integral del agua, pues pareciera ser que en el debate únicamente se plantean preocupaciones en torno a la distribución y la disputa del de agua. Debate centrado en los convenios y decretos que solo contemplan como única alternativa la construcción de presas, es decir, de grades obras de infraestructura como únicas soluciones”, señalaron en un documento entregado al representante popular.  
“Demandamos un debate que no se centre solo en la disputa por el agua […] bajo la lógica de continuación e imposición de construcción de presas”, sino que por el contrario “se inicie un debate público y trasparente, entre todos los actores involucrados en relación a  la elaboración de una  política de gestión integral del agua”, con la advertencia de que “ningún nuevo acuerdo de distribución del agua debe poner en riesgo a Temacapulín”.
Otro elemento “que es cuestionable, es que muchas de las distribuciones que se han plasmado en los convenios y decretos, no se determinan en relación a los volúmenes actuales del río Verde, ni toman en cuenta las variaciones que las mismas han tenido en virtud del cambio climático. Es decir, se desconocen los volúmenes reales actuales de la cuenca del río Verde…”.
Una nueva gestión integral del agua “implica la captación de aguas pluviales, el reciclamiento, reparación de fugas y fallas en las tuberías, no revolver en el drenaje el agua limpia con las aguas negras, su manejo de manera responsable, el que las empresas respeten las leyes y normas oficiales mexicanas de prevención de la contaminación, el manejo y uso responsable por la población del vital líquido, campañas informativas. Que conlleve todo ello a un uso eficiente y sostenible” de este recurso.
Agregan: “nos preocupa nuevamente que las alternativas planteadas estén pensadas desde la demanda y no desde la disponibilidad. Hacerlo de esa manera, necesariamente nos lleva a políticas gubernamentales, que junto con empresas y corporaciones, despojan a los pueblos campesinos del agua, para llevarla por trasvases a las grandes ciudades”.
Los colectivos piden, además de su inclusión en la discusión, que “el poder Legislativo respete y salvaguarde los derechos de las comunidades afectadas […] vigile que estudios y recomendaciones de Naciones Unidas a través de la Unops-PNUMA [respectivamente, Agencia de Naciones Unidas para Servicio de Proyectos, y Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente], sean públicos y se permita la contraloría desde los pueblos involucrados y la sociedad civil interesada para que no sea tomada como única opción el aprovechamiento del río Verde y se debatan oficialmente otras alternativas”. 
Esto último, en relación del contrato firmado en octubre de 2014 por el gobierno y las citadas agencias para establecer una opinión técnica sobre lo conducente en políticas públicas y de uso del territorio y sus recursos en relación con el desarrollo sostenible en la cuenca del río Verde.
Agregan: “que el Legislativo exija al gobierno del Estado que oficialmente defina el instrumento jurídico concreto en donde serán aplicados los resultados de la Unops-PNUMA, y se creen mecanismos jurídicos de participación ciudadana para la evaluación de estudios y alternativas de la política de distribución del agua de Jalisco”.
Las organizaciones involucradas son Comité Salvemos Temacapulín, Acasico y Palmarejo, el propio Imdec, Tómala Ciudad y  el Colectivo de Abogados. 

CLAVES

Algunos grandes temas en discusión

El agua que realmente se genera y corre en la cuenca del río Verde y los derechos de los diferentes usos del agua que están ya involucrados, sobre todo en el ámbito agropecuario

La pertinencia de la gran infraestructura como respuesta casi única a los desafíos de provisión del agua para comunidades y generación de riqueza en centros económicos

La construcción de la presa El Zapotillo a 80 o 105 metros de altura –actualmente sólo es legal la primera dimensión-, con volúmenes de almacenamiento de 400 a 900 millones de m3

El trasvase de 120 millones de m3 anuales a la ciudad de León, Guanajuato, fuera de la cuenca; los defensores de Los Altos de Jalisco señalan que ese trasvase es en detrimento de sus derechos individuales y colectivos

La eventual inundación de poblados por la presa El Zapotillo; los vecinos exigen se les garantice la permanencia de sus asentamientos

El papel de las agencias de Naciones Unidas (Unops/PNUMA) para generar una propuesta realmente alternativa que garantice la preservación de los derechos de los habitantes de la región

El análisis serio del componente de “cambio climático” como factor determinante de la existencia de menores escurrimientos y almacenamientos de agua en la región alteña

La gestión integral del agua dentro de la zona, que ya vive históricamente un importante “estrés hídrico” y debe garantizar la viabilidad de su modelo económico y social.