Cruz Roja de Lerdo sin atender carencia de equipo

La población en general ha señalado que la dependencia trabaja sin material de primeros auxilios y rescate. La administradora Ana Laura López pareciera pasar por alto las observaciones.
La joven fue trasladada por la Cruz Roja al ISSSTE de Lerdo.
El equipo de trabajo que emplean y con el uso que se le da a diario se deteriora poco a poco. (Archivo.)

Lerdo, Durango

A pesar de que se han hecho diversos señalamientos de la población en general a cerca del trabajo que realiza el personal de Cruz Roja de Lerdo, sin material de primeros auxilios y rescate, pareciera que tanto a los directivos como administradores y a quienes integran la mesa directiva, no les importa las condiciones en las que el personal trabaje.

Ahora deben de solicitar apoyo incluso en camillas para la ambulancia, puesto que con la que cuentan actualmente en la única ambulancia que tienen en Lerdo, incluso el paciente debe de detenerse por sus propios medios ya que el estado de la camilla que utilizan está en pésimas condiciones que el paciente debe de ir sentado en un costado y no recostado.

Debido a que la administradora no hace caso a las carencias que padece actualmente la Cruz Roja, tienen que ser los mismos doctores, socorristas y empelados en general quienes compran equipo.

Lo anterior debido a que el equipo de trabajo que emplean y con el uso que se le da a diario se deteriora poco a poco.

Ello ha sido mencionado en un sin número de ocasiones a la administradora de la Cruz Roja en Lerdo, Ana Laura López González, sin embargo, pareciera pasar por alto todas las carencias tanto de las instalaciones, como del Hospital y las ambulancias.

Incluso pareciera que ya se volvió costumbre, ya que al solicitarse un servicio se pide la mayor parte de las veces apoyo al personal socorrista de Gómez Palacio, quienes tienen que salir al "quite" ante las emergencias de ese municipio.

Debido a que la administradora Ana Laura no hace caso a las carencias que padece actualmente la Cruz Roja, tienen que ser los mismos doctores, socorristas y empelados en general, quienes compran equipo, al menos lo indispensable para poder trabajar y prestar servicio al menos en algunas curaciones simples.