Cruz Roja quiere operar la tirolesa del Carpintero

Los recursos que se generen por el atractivo serán para la institución, dice Patronato.
Integran a Silvia Alcaraz de Torres a las Damas Voluntarias.
Integran a Silvia Alcaraz de Torres a las Damas Voluntarias. (Jesús García)

Tampico

El Patronato de la Cruz Roja Tampico-Altamira quiere operar y administrar la tirolesa ubicada en la laguna de El Carpintero, con el fin de que cumpla los fines por los que fue instalada en la pasada administración municipal porteña y que van enfocados al turismo.

José Ángel García Elizondo, presidente del Patronato de la Cruz Roja de Tampico, indicó que están dispuestos a hacerse cargo de la atracción que no se ha utilizado desde hace más de seis meses.

“Si se encuentra en condiciones, estaríamos dispuestos en poder trabajar junto con el municipio para poder darle un óptimo uso a estas instalaciones”, declaró.

Sin embargo, detalló que como Patronato de la Cruz Roja, el municipio les hará llegar el análisis que Protección Civil de Tampico le realizó a las instalaciones con el fin de ver la viabilidad de reactivar la tirolesa.

“Es algo que tenemos que revisar con Protección Civil, ver la situación actual de esas instalaciones, ver la factibilidad de poderla dejar en óptimas condiciones, principalmente de seguridad para que pueda ser utilizada con los fines con el que fue creada, que fue turísticamente”, declaró.

García Elizondo refirió que se han tenido acercamientos con la administración municipal que encabeza Gustavo Torres Salinas y en este momento solamente esperan el aval de Protección Civil para determinar la factibilidad de las instalaciones.

Después de avalar la viabilidad del proyecto y si ambas partes así lo determinan, el recurso que se destine por dicha atracción será de beneficio a la benemérita institución.

 “(El recurso) sería para la operación de la Cruz Roja, en caso de que se determine que sea así”, sostuvo el presidente del Patronato.La obra de perfil turístico instalada en la laguna arrancó en el mes de agosto del 2013 en la administración de la alcaldesa Magdalena Peraza Guerra, y se construyó con una inversión que superó los 2 millones de pesos.

Debido a la introducción de tubería que complementa una obra hidráulica, la actividad de la atracción fue suspendida de manera definitiva semanas antes de terminar la administración de Peraza Guerra y ya no se pudo echar a andar de nuevo.

La estructura ha permanecido abandonada en una de las áreas más visitadas por el turismo y los paseantes locales, y según lo que han externado las autoridades municipales, es complicado que por iniciativa del municipio pueda reactivarse.

La regidora Adriana Móses Kawachi, presidenta de la Comisión de Desarrollo Económico y Turismo, declaró hace semanas que la atracción no estaría lista para el periodo vacacional de Sema Santa, pese a que se exhibe en un video promocional de la marca Tampico-Miramar.