[Crónica] "Las ventas bajaron 75%, he perdido muchísimo"

Una tractocamión con la leyenda Tuzobús pasa a un costado de la glorieta Insurgentes y desaparece en el bulevar Constitución.
Es día de asueto pero continúan las obras del Tuzobús.
Es día de asueto pero continúan las obras del Tuzobús. (Arturo González)

Pachuca

Es día de asueto. Un tractocamión blanco con la leyenda Tuzobús pasa a un costado de la glorieta Insurgentes y desaparece en el bulevar Constitución.

Hombres de chaleco verde fosforescente, cascos amarillos y anaranjados se mueven entre las obras. El viento sopla fuerte.

Montones de tierra, piso de concreto, tubos corrugados, varillas y mayas anaranjadas salpican el paisaje.

Son cerca de 30 hombres los que trabajan este día de asueto, caminan como hormigas de un lado a otro. Hay máquinas paradas y otras trabajando.

De pronto un grupo de mujeres cruza las obras librando los espacios de terracería, se pierden tras el Parque de Convivencias, los trabajadores ni se inmutan, se ocupan en lo suyo.

Sobre el bulevar Felipe Ángeles algunos locales están cerrados, son pocos los que están abiertos. Frente a ellos las máquinas excavan el suelo.

"Las obras nos han traído inconvenientes porque no hay paso, no hay circulación de unidades, de gente, han bajado las ventas", se queja Juan Carlos Prata González, encargado del establecimiento 'Pastes la Mina del Paraíso'.

A unos metros de él un trabajador de delantal blanco saca charolas de pastes y los coloca en estantes.

Prata González dice que la venta de pastes han bajado un 50 por ciento debido a las obras del Tuzobús, "estamos hablando de unos dos mil o tres mil pesos diarios".

Las obras en la glorieta Insurgentes iniciaron el 18 de febrero y de acuerdo con la Secretaría de Obras Públicas y Ordenamiento Territorial concluirán este 25 de marzo. Los trabajos tienen un75 por ciento de avance.

Los trabajos van en tiempo y forma, de acuerdo con la dependencia del gobierno estatal.

Frente a la Preparatoria número 1, está la cafetería 'Habibi Egipto Café'. Aquí su dueño, Sadek Sherif se queja también de las obras.

El hombre de tez blanca y ojos de color cuenta que el trabajo es tan bajo que no podrá pagar la renta de este mes.

"Las ventas han bajado 75 por ciento, he perdido muchísimo, ahorita no tengo ningún cliente y así todos los días", dice en su cafetería de mesas pequeñas y cuadros en las paredes.

"La verdad me afecta mucho, el trabajo es muy bajo", remata el hombre de origen egipcio.

Afuera trabajadores maniobran las máquinas para hacer zanjas del lado de la preparatoria.

Otros hombres cortan madera con serrotes y golpean el piso con picos. Sobre el bulevar un policía municipal mira lo que sucede a su alrededor. Aunque el viento sopla el intenso calor no cede.

"La obra está bien pero como ya van varias semanas si me está afectando en las ventas, sí bajó bastante, por las obras ya no pasa la gente", platica más adelante Edgar Gerardo Balbuena Cadena, dueño del negocio de tortas 'Jerrys House'.

Un par de locatarios más se quejan de lo mismo, del constante polvo e incluso que no fueron notificados sobre el inicio de las obras a pesar de que la Secretaría de Obras dice que sí avisó a través de cartas.

Según lo planeado los trabajos deberán quedar listos en ocho días más. Aunque no todos están convencidos. Sadek Sherif lo duda.