Critican ciudadanos los proyectos fallidos de su ciudad

Algunos no solamente son disfuncionales sino que afectan la cotidianidad. 

Guadalajara

Caminar por la Plaza Tapatía lo hacen miles de personas al día, algunos admiran y se toman fotos en una fuente que pocos se dan tiempo de saber que está inspirada en Quetzalcoatl, la serpiente emplumada.

Los niños corren de un lado a otro y piden a sus padres un algodón de azúcar, chicharrones con mucho chile, sal y limón, o quizás alguno de esos juguetes de procedencia china que se venden al menos al seis por uno sobre cualquier producto de manufactura nacional, algo que dista mucho del objetivo original para impulsar la cultura del estado.

Los visitantes poco o nada saben sobre la idea original, “sinceramente desconozco el proyecto inicial pero si vienes en fin de semana hay partes que parecen tianguis”, señaló Guadalupe Loza, quien dijo acostumbra pasar por la Plaza Tapatía todos los días para ir a su trabajo.

Aproximadamente a nueve kilómetros de ahí, en el cruce de Mariano Otero y López Mateos, un predio abandonado y en obra negra de la anunciada torre Torrena pasa inadvertido entre los automovilistas que hacen largas filas en la constantemente saturada vialidad, esto sin saber que esa misma obra es la que ocasiona el caos, “lo que no sé es que piensa el gobierno, diario hay que aguantar a vuelta de rueda y si es por una construcción olvidada pues está peor”, indicó un conductor.

En otros casos en los que los proyectos fracasaron luego de haber operado durante días o años, los ciudadanos desconocen generalmente los motivos por los cuales han cerrado, el planetario era por añadidura uno de los destinos programados por escuelas de la zona metropolitana, “uf, todos los años llevábamos a los niños [al planetario] y a ellos les gustaba mucho, tuve grupos que llegaron a repetir la visita cuando ya estaban en otros grados”, explicó el ya retirado maestro de primaria Jorge Román.

En los presupuestos arrobados por los ayuntamientos donde descansan estos proyectos fallidos no se contempla partida para su reactivación, intervención u operación que haga pensar en que a corto o mediano plazo podremos ver algún cambio, en otros casos se requiere de convenios entre municipios y estado, los cuales se encuentran sujetos a que ambos niveles de gobierno coincidan en el interese de rescatar los proyectos de sus antecesores