Crisis de carniceros; cierran y sube precio

El costo y la escasez de ganado ha causado baja venta de carne; el kilo pasó de 90 pesos a los 120 pesos, dice representante.
Carniceros señalan tener problemas en las ventas.
Carniceros señalan tener problemas en las ventas. (Jesús Jiménez Tapia)

Madero

En Ciudad Madero reportaron el incremento del 30 por ciento en la carne de res y el cierre de ocho negocios en lo que va del 2014, de un total de 150 negocios expendedores de carne establecidos en la urbe petrolera y que son agremiados a la Unión de Trabajadores del Rastro.

Francisco Javier Bello, secretario general del Gremio Unido de Trabajadores del Rastro adherido a la CTM, informó que “ha bajado hasta en un 40 a 50 por ciento la venta de la carne, una por el costo y la escasez de ganado”.

El porcentaje en el precio de los productos cárnicos, específicamente a la res, ha aumentado de un 30 a 35 por ciento, recalcó el dirigente de la organización ya que “un kilo de bistec costaba 89 o 90 pesos y ahorita anda en 120 pesos, es considerable el aumento”.

Precisó que el incremento en el precio de un producto que se ha vuelto indispensable entre la ciudadanía ha propiciado el cierre de ocho establecimiento, los cuales se han registrado de la recta final del 2013 hasta lo que va del 2014.

“Alrededor de ocho o diez carnicerías son las que han cerrado del año pasado para acá por la falta de venta”, enfatizó Javier Bello, quien remarcó que se ha vuelto complicado mantener los establecimientos con la poca venta.

Al haberse provocado el cierre de carnicerías se han perdido empleos, recalcó el dirigente del gremio, tomando en cuenta que en cada establecimiento normalmente laboran entre tres a cuatro especialistas en el manejo de la carne.

Expuso que en el caso específico de los maderenses se registra un consumo mayoritario de la fajita y el cohete, cuyo precio por kilo ronda entre los 110 y 120 pesos por kilogramo, el cual considera un precio elevado para ofertar a la ciudadanía.

El señor Alberto Chí Méndez, propietario de una carnicería de la zona sur de la entidad, indicó que los acontecimientos violentos que se han registrado en la zona sur de la entidad propician a que la ciudadanía no salga a la calle a surtir su despensa.

“La inseguridad hacen que la gente no quiera salir de sus casas por temor”, recalcó el empresario, debido a que hay incertidumbre por andar en la calles.

Quienes se dedican a la venta de productos cárnicos recalcaron que el incremento se ha incrementado desde los últimos dos o tres años, en primera instancia por la sequía y los costos en el proceso de matanza y crianza, así como en el poco poder adquisitivo de la ciudadanía.

Ejemplificaron que una cabeza de ganado adquirida en el rancho puede salir en diez pesos y si se contempla la llegada del producto al rastro, el precio se incrementa al doble lo que representa una merma del 50 por ciento si el producto no se vende.