Crisis azucarera deja pérdidas por 85 mdp

Miles de familias son dependientes de la producción de caña de azúcar en el norte de Veracruz, mientras todo apunta a que los precios de la tonelada del endulzante van a la baja.
 Los cañaverales siguen trabajando a pesar de pérdidas.
Los cañaverales siguen trabajando a pesar de pérdidas. (Aristeo Abundis)

Pánuco

El panorama en la industria cañera se presenta incierto ante la caída paulatina y drástica de los precios de la tonelada de azúcar en los últimos dos años, y las expectativas de un nuevo desplome en esta zafra 2013-2014, pueden según las cifras, alcanzar pérdidas por el orden de los 85 millones de pesos.

Esto, en contraste a la rica producción que ha ido en aumento año tras año, y que va de un millón de toneladas a un millón 500 mil que se esperan para esta zafra 2013-2014. La razón, la depreciación que rige los estándares del mercado mundial.

El número de familias que dependen de la producción azucarera es de poco más de 10 mil familias; por lo que se ha propuesto la diversificación del cultivo de manera urgente.


DEPRECIACIÓN VS. PRODUCCIÓN

En la zafra 2010- 2011, el precio de la tonelada de caña cerró de manera sorprendente en más de 760 pesos, dependiendo el rendimiento obtenido encada ingenio de la zona. Para el caso de Pánuco, el rendimiento fue de un promedio de 130 kilogramos de azúcar recuperable, -base estándar KARBE-, por cada tonelada de caña; números que se multiplican por el factor común de los precios del azúcar en el mercado internacional, dando el resultado del precio de acuerdo al rendimiento en los ingenios, según la versión que vive la actualidad azucarera, explica el secretario general del Comité Regional Campesino en los municipios de Pánuco y El Higo, Manuel Gómez Galero.

Para el siguiente año en la zafra 2011-2012, el precio cayó considerablemente y su pago no rebasó los 600 pesos promedio; mientras que en la zafra pasada, el pago por tonelada de caña fue inferior de 520 pesos la tonelada, peor, al hacer el recuento por finalización del ciclo azucarero, resultó un precio menor.

Esto, por el encarecimiento del precio de los insumos. Se informó a los cañeros, a través de las organizaciones de productores,  de un adeudo de aproximadamente 19 pesos por tonelada entregada; es decir, el precio se redujo a 500 pesos por tonelada, mientras que para esta zafra 2013-2014, la primera expectativa dada por las mismas organizaciones, prevén un decremento del diez por ciento menos, es decir, que la caña caerá hasta los 450 pesos aproximadamente, mientras que el rendimiento que hace algunas semanas sólo promediaba era de 119 kilogramos por tonelada de caña en KARBE, disminuye aún más, en el referente de ganancias para los productores de la región.

En términos generales desde la zafra 2010-2011, se produjo un aproximado de el millón de toneladas de azúcar, con ganancias que fluctúan entre los 760 millones de pesos; en 2011-2012 se alcanzó el millón 200 mil toneladas del endulzante, con ganancias aproximadas a los 720 millones de pesos; ya en la de 2012-2013 la producción fue de un millón 25 mil y ganancia de 625 millones de pesos, en contraste con lo que se espera en esta zafra de 2013-2014,  en que se espera una producción récord de un millón 500 mil toneladas de caña y se tendrá una ganancia del orden aproximado a los 675 millones de pesos.


LA VISIÓN A FUTURO

En medio de todo este panorama de pérdidas, un punto a favor es el hecho de que la productividad que alcanza el norte de Veracruz en materia de la caña de azúcar, coloca a esta región como una de las más altas a nivel nacional con un promedio de molien da a los 3 millones y medio de toneladas de caña en los ingenios ZUCARMEX de El Higo y Pánuco; grupo Pantaleón en Pánuco, en contraste de esta “bonanza” está la caída del precio del endulzante.

De tal magnitud en ambas zonas que además abarcan regiones de cultivo en Pueblo Viejo, Ozuluama y Tempoal,así como parte de la región de San Luis Potosí en los límites con El Higo; se cultivan casi 30 mil hectáreas totales, que sin embargo pueden duplicarse dado el potencial existente.

Dentro de este contexto, y ante las crisis azucarera que ha pulverizado los precios de la azúcar y como consecuencia lógica el precio de la tonelada, la producción de bioenergéticos como etanol o biodiesel podrían considerarse las grandes respuestas a la crisis económica que padecen actualmente de manera directa 5 mil familias de productores y las repercusiones de esta crisis que se trasladan a poco más de 10 mil familias - dada de manera indirecta en este otro número de familias-, que van desde entre el que labora durante 6 meses y medio; promedio que dura el proceso de cosecha de industrialización de caña conocido como zafra.

La posibilidad de la producción de caña para el bioetanol, ya se había manejado desde hace varios años, el especialista del Grupo Azucarero Margarita, anterior propietario del Ingenio Pánuco, Leonel Gutian Bernesier, destacó en Pánuco, que se necesitaba prever la diversificación del cultivo.

La proyección estatal contemplaba desde hace unos 10 años la instalación de un ingenio productor de etanol, ahora se convierte en algo viable. 

Otros cultivos como la jaltropha y el sorgo dulce, también son considerados como viables para producir biocombustibles.