Cremación vs inhumación, negocio con “mucha vida”

En la actualidad se tienen cuantificadas en Torreón más de 22 empresas funerarias, de las cuales se proporciona el servicio ataúd y sala de velación.
Hay 22 empresas funerarias registradas en Torreón, de las cuales, se proporcionan el servicio ataúd y sala de velación.
Hay 22 empresas funerarias registradas en Torreón, de las cuales, se proporcionan el servicio ataúd y sala de velación. (Manuel Guadarrama)

Torreón

Las cifras son frías. Al año se registran en Torreón más de 4 mil defunciones. De acuerdo a la Jurisdicción Sanitaria número Seis, es en la temporada invernal en que se registra la mayor cantidad de decesos; tan sólo de diciembre a febrero se tiene un registro de más de 400 personas fallecidas. En tanto que en temporada de calor la cifra se ubica entre 250 y 300 fallecimientos por mes. De allí que si bien para algunos sectores, la recesión económica ha causado “el fallecimiento” de muchos negocios, para el segmento funerario ha resultado una actividad bastante redituable. En la actualidad se tienen cuantificadas más de 22 empresas funerarias que ofrecen distintos servicios tanto de inhumación como de cremación. Marcas como Serna, Gayosso, San José, entre otras, se han mantenido por años con vida en el mercado lagunero de los servicios funerarios.


Hay 22 empresas funerarias registradas en Torreón, de las cuales, se proporcionan el servicio ataúd y sala de velación. De estas 22 empresas, nueve dan el servicio de embalsamiento, con un costo adicional, pero hay funerarias que aunque no tienen el servicio, lo ofrecen pero de forma de subcontratación con las empresas que sí están autorizadas. Pero solo cuatro de ellas cuentan con crematorios.


César del Bosque Garza, jefe de la Jurisdicción Sanitaria Número Seis, precisó que la mayoría de los fallecimientos que se han dado en Torreón son de adultos mayores; y si bien la inseguridad ha incrementado el índice, no ha sido factor determinante para elevar la cifra de personas fallecidas, y que son inhumadas o cremadas, señaló.


Y con respecto a los servicios funerarios, la inhumación continúa siendo el más solicitado, por arriba de la cremación que ha cobrado auge importante entre un segmento de la población. Para Jorge Gerardo Serna García, director general de Funerales Jorge Serna, empresa con 78 años de tradición en La Laguna, la solicitud de estos servicios varía de acuerdo a la sucursal:


En la de sucursal Matamoros, más del 70% de los servicios son de inhumación; en la Juárez es alrededor el 60% de personas que selecciona la cremación y en la sucursal de Gómez Palacio, más del 70% de las personas tienen la costumbre de los servicios de inhumación: “No sabemos a qué atribuirlo, no tendríamos explicación, la costumbre es más la inhumación de las personas fallecidas”. Detalló que dentro de sus servicios incluyen todo a excepción de la urna, el embalsamamiento y la esquela en el periódico; porque son tres aspectos que probablemente la gente no los deseé o hay veces en que ellos tienen recipiente donde colocarlos, o se llevan las cenizas en una bolsa u otro recipiente ya que la persona fallecida decidió ser depositada en un área específica”.


Los servicios de velación en Funerales Jorge Serna se estiman entre los 7 mil 800 pesos hasta los 90 mil pesos, incluye todo el servicio de velación, ataúd, cafetería; la cremación por sí sola se ubica entre los 12 y 14 mil pesos; mientras que el costo de las urnas van desde los 950 pesos hasta cinco mil pesos de diferentes materiales, de metal, de mármol, de cerámica, de madera, que son más cálidas. Mientras que el precio de los nichos se calculan en aproximadamente 12 mil pesos. “La época de mayores ventas en nuestra rama es en tiempo de frío, los meses de enero y febrero por cuestión de la gente mayor, que se enfermó de pulmonía, elevándose en 40 % los servicios en esas fechas”, expuso.


Pero mientras para algunas agencias funerarias la cremación resulta una buena decisión en la mayoría de los clientes, para la Funeraria San José, no resulta buen negocio. Para María Magdalena Rivera Martínez, encargada de este negocio, casi el 100 por ciento de los servicios son de inhumación, la forma tradicional de velar y enterrar a los muertos. “La empresa tiene una larga historia. Nosotros éramos primero fabricantes de ataúdes pero según las necesidades que iban teniendo los usuarios, nos pidieron que abriéramos nuestra propia funeraria, ya que del Hospital Universitario nos mandaban a las personas a comprar el ataúd, y nosotros teníamos una vagonetita que era la que usábamos como carroza para darle el apoyo a las personas de escasos recursos a hacer sus propios servicios y ya mismo Salubridad nos exigió establecernos como funeraria y ya no sólo como fábrica”. Además ofrece el servicio de embalsamado a otras funerarias pequeñas que vienen de Rosita, Matamoros, Francisco I. Madero,  Coyote, de Gómez Palacio o ciudad Lerdo”.


Explicó que en servicio externo, funerarias externas los contratan, porque no tienen el laboratorio para embalsamar ni el equipo necesario, entonces trasladan a los cuerpos a su negocio, y se les hace su servicio de embalsamado y luego se trasladan al punto de origen de los familiares fallecidos. “Este servicio  de embalsado tiene un costo de 600 pesos, cuando es una muerte natural; o cuando es violenta o de un accidente, el servicio aumenta a 800 pesos”.


Cuando los familiares se ven en la necesidad de comprar un ataúd, el costo depende de las característica, ya que hay uno económico de mil 200 pesos metálico; el más caro viene costando entre cinco mil o seis mil pesos, metálico pero cuenta con herrajes o diseños especiales. “Nosotros rentamos el ataúd cuando es el servicio de cremación. Se embalsama a la persona, se coloca en ataúd, se pone en velación, luego se lleva al crematorio, y luego se entrega en la urna. El servicio de velación cuesta 8 mil pesos, incluye una urna económica de mármol y la cremación, explicó.