Crece presencia de limosneros en el sur

Protección Civil de Tampico hará brigada para trasladarlos al albergue.
La presencia de indígenas en la zona conurbada muestra una tendencia a la alza.
La presencia de indígenas en la zona conurbada muestra una tendencia a la alza. (Moisés Alonso)

Tampico

El fenómeno de los indígenas que llegan a la zona urbana a pedir limosna muestra una tendencia a la alza, observándose principalmente en calles del primer cuadro de la ciudad a mujeres con niños, quienes se sientan en las banquetas para pedir limosna o vender algunas de sus artesanías en esta temporada. 

Ante tal situación, autoridades de Protección Civil planean redoblar las brigadas para detectar a estas personas y resguardarlas de las inclemencias del tiempo, ya que por la noche y madrugada se registra un marcado descenso en la temperatura. 

Durante el día se les puede ver merodeando por calles de la zona centro, donde buscan el lugar propicio para la mendicidad, debido al marcado movimiento comercial que se registra en el puerto de Tampico, con motivo de las fiestas navideñas. 

“Nos estamos percatando que viene mucha gente de fuera, la mayoría de ellos vienen a querer ganarse un taquito en la venta de algunos artículos o en el primer cuadro de la ciudad también vemos a personas que únicamente se encuentran pidiendo dinero, por lo que estaremos realizando un operativo permanente con personal de Bomberos y demás dependencias del municipio para detectar a quienes requieran el apoyo”, mencionó José Antonio Marín Flores, Director de Protección Civil en el municipio de Tampico.

Al recorrer las calles Colón y Altamira, en el primer cuadro de la ciudad, se puede observar la presencia de mujeres indígenas que llegan en este mes de diciembre con el único fin de pedir limosna y en tan solo una cuadra se puede encontrar hasta tres indígenas, la mayoría de ellas con niños en brazos envueltos en un rebozo, con lo que buscan ablandar el corazón y los bolsillos de los transeúntes.

Las mujeres permanecen en estos sitios por un espacio de seis a nueve horas, aprovechando el alto flujo que se registra en los comercios del centro.

Es de esta manera como dicho sector de la población procedente de las huastecas ha encontrado el negocio de la limosna, siendo personas que viven en pobreza tradicional y solo buscan hacerse de su ‘prima’ navideña.

Las autoridades de Protección Civil han implementado una brigada especial para que los niños que traen consigo, no sufran de las inclemencias del tiempo, al permanecer expuestos a la intemperie y la gran mayoría acostumbra dormir en una banqueta situada frente a las instalaciones de la central de autobuses.

 “Tenemos el refugio temporal abierto permanentemente, además estamos coordinados con la delegación norte por si es necesario abrir otro refugio más para brindarles la atención necesaria y los invitaremos a que no estén expuestos a las inclemencias del tiempo”, subrayó.