"Coyotes" siguen ofreciendo servicios en Semov

El académico de la UdeG, Harold Dutton Treviño, recomienda un estudio de puntos de riesgo, exámenes que realmente midan habilidades y elegir los perfiles adecuados de funcionarios.
El cambio del titular en la Semov no modificó la operación de los coyotes afuera de la dependencia.
El cambio del titular en la Semov no modificó la operación de los coyotes afuera de la dependencia. (Carlos Zepeda)

Guadalajara

“Siempre es la misma acá y la chingada, pero no hay problema. Un ratillo y ya se calman”, dijo un coyote cuando se le preguntó si había problema con su trabajo por los operativos que en días pasados se implementaron para quitarlos, esto con la llegada del nuevo secretario de Movilidad y el Plan Anticorrupción. 

Y para nada parecía preocupado. Recargado en el cancel de la dependencia en el cruce de Félix Palavicini y División del Norte, el hombre ofrecía de manera garantizada la obtención de la licencia de conducir. 

“Te van a preparar y vas recomendado, si no pasas de todos modos te la dan… Ahorita no hay problema, es bajita la mano todo eso”. 

El 27 de julio de este año hubo cambio de titular en la Secretaría de Movilidad (Semov). Salió Mauricio Gudiño y su lugar lo tomó Servando Sepúlveda. En la toma de protesta el gobernador Aristóteles Sandoval dio la primera orden. 

“(Le pido que) planeé y ejecute en un plazo no mayor a 60 días un programa anticorrupción en oficinas encargadas de tramitar licencias, permisos, Policía Vial”, dijo Sandoval Díaz.

El plazo se cumplió el 27 de septiembre, sin embargo, el plan anticorrupción se concluyó desde el 20 de agosto y el 27 día de ese mes se entregó al gobernador para que éste lo observara.

A un mes de esto no se ha presentado y mucho menos aplicado: los coyotes siguen haciendo negocio al facilitar la obtención de la licencias. 

“Hubo periodicazos” pero “todo es por debajo del agua” decía otro coyote para explicar que no había problema con que su trabajo saliera mal. Éste se ubicaba a 30 metros de dos elementos de la Policía Vial que se mantenían juntos vigilando las afueras de la dependencia. 

El 22 de junio MILENIO JALISCO dio a conocer un ejercicio en el que se mostró cómo es que operan los “gestores” de licencias de manejo y demás trámites que se realizan al interior de la Semov, dejando evidenciado la relación entre coyotes y funcionarios para otorgar documentos a cambio de una remuneración.

Ante esta problemática, el académico Harold Dutton Treviño, adscrito al Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA) sugirió que se detectaran puntos de riesgo, seleccionar perfiles adecuados e incluso sugirió que se cambiara de secretario para combatir la corrupción al interior de la Semov. 

En primer lugar no se conoce de un estudio sobre puntos de riesgo en la dependencia en los que se detecten aquellas áreas que puedan desatar actos de corrupción. 

“Cómo es posible que entre un nuevo (titular), dice que va a tener un plan anticorrupción y ni siquiera es capaz de decir, mira sabemos que son todos estos pasitos que tiene que hacer un ciudadano para obtener la licencia y vemos que aquí puede ser que haya corrupción”, dijo en entrevista. 

El 21 de agosto de este año, el académico de la Universidad de Guadalajara hizo una solicitud de transparencia para conocer el plan anticorrupción y la respuesta que obtuvo fue que no se la podía proporcionar porque estaba en clasificación de “deliberación”.

“Esto deja de ver que la Semov lo único que está haciendo es una acción no de política pública, pero sí de política entendida como ‘grilla política’ ”, señaló.

Para el experto en administración pública, también se deben fortalecer los exámenes para otorgar la licencia, pues los que actualmente se aplican no miden la habilidad ni conocimiento de los automovilistas. Sin embargo, el ofertar otros exámenes hace más vulnerable el tema de la corrupción. 

“Si aprietas más, a lo mejor los coyotes hacen más agosto porque van a decir se volvió más difícil de obtenerla, entonces la percepción del valor de la licencia va a subir, no va a bajar”.

“Si lo hiciéramos (examen práctico) como lo hacen en países extranjeros, como es nuestra cultura, de sumo riesgo. Imagínate que se vayan media hora, 45 minutos una persona con un agente vial o con un examinador, imagínate todas las oportunidades de ‘oiga si yo le doy mil pesos qué le parece si me pasa’”, explicó. 

De tal forma, Dutton propone constante rotación en las áreas de expedición de licencias pero observa más importante el definir los perfiles de las personas que deban operar en la aplicación de los exámenes, pues considera, por lo pronto no se cubre. 

Finalmente, afirma que el perfil de Sepúlveda no es el de una persona que desarrolle políticas públicas, por lo que no lo ve adecuado para enfrentar la corrupción.