Repunta la asistencia al Corredor Cultural Morelos

En comparación con la edición pasada, más gente llegó a recorrer la avenida donde hubieron ensambles de percusión, dibujo a gis, bandas de rock, ska y performance, por mencionar algunos.
La avenida Morelos retoma gradualmente mayor aforo de visitantes.
La avenida Morelos retoma gradualmente mayor aforo de visitantes. (Alberto Robledo)

Torreón, Coahuila

Los torreonenses empiezan a reconocer el nuevo movimiento para dar vida a la Morelos, el llamado Corredor Cultural. En su edición pasada, el proyecto retomado por los artesanos, comerciantes y artistas, no tuvo el mismo éxito que su antecesor "Moreleando".

Sin embargo, el día de ayer más gente llegó a recorrer la avenida que ha sido caminada por varias generaciones de laguneros.

El Corredor Cultural Morelos aún no aglomera la cantidad de gente que lograba Moreleando.

El menú de expresiones artísticas contó con algunas propuestas más, lo mismo manifestaciones culturales tradicionales que contemporáneas, convertidas en ensambles de percusión danza, dibujo a gis, bandas de rock alternativo, ska y performance, por mencionar algunos.

El programa del primer sábado de febrero lo integraron el ensamble de percusión y danza africana Yage, Mash Ka Wisan, las bandas de rock Aurets, Kereafter, Los neurotransmisores, Ska-r Wars y Ramiks sub crew. Por otro lado, la librería el Astillero ofreció una lectura, se presentó Axe Capoeira y el show de "El Primaveras".

En lo que se refiere a la oferta artesanal pululaba la bisutería, además de calcomanías de diseños surrealistas, pósters de anime, literatura y comida de todo sazón y tipo.

Rondando por la Morelos también hubo personajes de películas o de cómics llevados a la vida por fanáticos, a quienes se acercaban curiosos para retratarse con la forma lagunera de One piece, el Capitán América o Kylo Ren.

Si bien la diferencia en cuanto a asistencia fue notoria en comparación al mes pasado, el Corredor Cultural Morelos aún no aglomera la cantidad de gente que lograba Moreleando, aunque esto se puede atribuir a la calle entera que está cerrada y bordeada de maquinaria debido a la remodelación que va desde la Colón hasta la Javier Mina.