Copa menstrual, una opción nueva y saludable para la mujer

Antes de comenzar a utilizarlo, las mujeres deben acudir al ginecólogo para valorar el cérvix uterino y verificar que esté libre de infecciones.
La copa menstrual es una opción saludable para las mujeres
La copa menstrual es una opción saludable para las mujeres (Milenio Digital)

Guadalajara

Irritaciones, alergias e infecciones vaginales son sólo algunas de las molestias que se asocian con el uso de compresas y tampones. Hoy, de a poco, tales patologías se derriban gracias a productos que ofrecen mayores y mejores alternativas para la salud íntima de la mujer, como la copa menstrual que es “un
recipiente de látex o silicona médica con forma de campana que se introduce en la vagina durante la regla para meter el flujo menstrual”, señaló el doctor Jesús Francisco Hernández Martínez, Gineco-Obstetra adscrito al departamento de Salud Reproductiva de la Secretaría de Salud Jalisco (SSJ).

Este producto se introduce doblado en la vagina (como un tampón) y una vez dentro se expande y se adhiere herméticamente a las paredes vaginales. 

Cuando se llena, se tiene que vaciar su contenido y se tendrá que limpiar con papel higiénico o con agua tibia y jabón neutro, aunque los especialistas aconsejan
hervirla o esterilizarla e inmediatamente guardarla en su empaque hasta el próximo ciclo.

El aditamento tiene poco tiempo de usarse en México y, aunque todavía no es muy conocido en Jalisco, Hernández Martínez expresa que la respuesta por parte
de las usuarias ha sido positiva, ya que entre sus ventajas está que son ecológicas.

“Quiénes se animan a usarlas les ha gustado, pero notamos que la mayoría de las mexicanas no están muy habituadas a utilizar este tipo de productos porque
consideran que son sucios y poco prácticos”, agregó.

La copa menstrual, también conocida como copa vaginal, a diferencia de los tampones o toallas sanitarias no contiene ningún químico que reaccione con el cuerpo y mucho menos anticoagulantes; tampoco hay peligro de que queden fibras residuales dentro del cuerpo que ocasionen -inevitablemente- daños a la salud. 

Sin embargo, el doctor Adriano Arias Medino, adscrito al servicio de Obstetricia del Hospital Civil Juan I. Menchaca, recomienda que “antes de disponerse a usar
una, acudan con su médico ginecólogo y se realicen una revisión en la que se valore cómo se encuentra el cérvix uterino, es decir, verificar que esté libre de
infecciones. El paciente también deberá acudir con un historial de menstruaciones en donde indiquen la cantidad de sangrado y molestias que experimentan
durante su ciclo”.

Aunque antes de acceder a este método se deben de considerar varios aspectos, los especialistas Arias Medino y Hernández Martínez coincidieron en que la copa menstrual es más benéfica que el uso de tampones o compresas pero aclararon que los síntomas que las mujeres experimentan previo y durante la menstruación no son normales, por lo que se deben tomar medidas de prevención que mejoren la calidad de vida de la mujer.

En este sentido, Arias Merino reiteró que la mujer debe de tener un cuidado de prevención integral que logre evitar los efectos que “el sangrado constante” provoca, tales como los cambios de humor, perdida de concentración, depresión y dismenorrea (dolores corporales).