Convocan a manifestación cultural en defensa del río San Pedro

La cuenca del río San Pedro Mezquital aporta más agua dulce que cualquier otra fuente en esa zona de Nayarit.
Uno de los carteles que se preparan para la reunión en la catedral de Tepic
Uno de los carteles que se preparan para la reunión en la catedral de Tepic (Milenio Digital)

Guadalajara

Las organizaciones sociales y ecologistas que defienden la calidad ambiental de las Marismas Nacionales, pretenden realizar un gran acto cívico cultural el próximo 19 de enero, frente a la catedral de Tepic, Nayarit, con la presentación de un manifiesto a favor del no represamiento del río San Pedro, afluente principal de ese ecosistema que es sitio Ramsar en la convención internacional de la ONU sobre humedales.

"Realizaremos un acto cultural a favor de la libertad del río San Pedro Mezquital donde haremos público y oficial un manifiesto de diferentes organizaciones civiles que apoyan la lucha social en defensa de este caudal ante la amenaza del proyecto hidroeléctrico las cruces y cualquier otro que atente contra el libre flujo del afluente", señala el comunicado enviado a este diario por los activistas.

La cuenca del río San Pedro Mezquital aporta más agua dulce que cualquier otra fuente en esta zona costera. Es fundamental para mantener el equilibrio en los complejos ecosistemas locales. Pero su papel ambiental hoy está amenazado por la propuesta de la Presa Las Cruces.


Consecuencias que ha tenido por 20 años la contención del Río Santiago en la cortina de Aguamilpa. La obra priva de nutrientes, limos y agua a la parte sur de las marismas.

Además, ha impedido la llegada al mar de grandes arrastres que mantenían a raya al océano Pacífico, cuyo apropiamiento de las playas se aceleró a tasas de 16 metros por año.

Asimismo, los pescadores de los esteros viven en carne propia todos los males que aquejan a los grandes humedales costeros del mundo: la pérdida del equilibrio en la mezcla de los aportes de aguas dulce y salada; el corte de corredores de especies desde las montañas debido a la construcción de infraestructura mal planeada (desde presas hasta carreteras)  y   en  contraparte,  la invasión de especies exóticas; la deforestación, los cambios de uso de suelo (con su componente erosivo) y los aprovechamientos excesivos de los recursos naturales para actividades  agropecuarias; y   la   contaminación por agroquímicos, por aguas negras de los poblados y por la basura.

Apenas en mayo de 2010, se decretó la protección de la Reserva de la Biosfera de las Marismas Nacionales sobre 133,854.39 hectáreas del estado de Nayarit, zona que sustenta a los manglares más extensos del Pacífico mexicano con un 20 por ciento de toda la superficie de manglar de México. Se espera la declaración de otras 40 mil hectáreas de Sinaloa, donde también se enfrentan problemas serios para la sustentabilidad.