Desde 2009 se sabía de contaminación en Cajititlán

La polución en la laguna, ubicada en Tlajomulco, supera seis veces los valores permitidos en un cuerpo de agua que está en contacto humano y que provocó la muerte de casi 197 toneladas de peces.

Guadalajara

La muerte de casi 197 toneladas de peces en la laguna de Cajititlán fue provocada por la contaminación ocasionada por la cantidad excesiva de materia orgánica producida por las aguas residuales con coliformes fecales que se vierten en el vaso lacustre y que desde 2009 conocía la Comisión Estatal del Agua (CEA).

Las acciones para solucionar el problema llegan tarde ya que la CEA ha realizado desde 2009 el monitoreo del lugar y los registros indican que desde ese año había muy altos índices de contaminación.

El director del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF), Marco Antonio Cuevas Contreras, dijo que la polución que hay en la laguna de Cajititlán supera seis veces los valores máximos permitidos en un cuerpo de agua que está en contacto humano.

Explicó que el 30 de agosto se tomaron muestras que han arrojado la presencia de al menos mil 600 microorganismos por cada 100 mililitros de agua, cuando lo máximo permitido son 240 microorganismos por cada 100 mililitros, lo que comprueba "que la laguna está contaminada".

"La gran cantidad de materia orgánica y bacterias encontradas en la laguna contaminada genera falta de oxígeno, ya que al entrar en descomposición, consume el oxígeno disuelto en el agua. La muerte de los peces conocidos como Popochas, Pintita o Mojarra de lama se debió a la falta de oxígeno en el agua causado por el estado de contaminación de la alguna. La muerte de los peces es un síntoma", indicó.

Destacó que por lo tanto, la muerte de 10 millones 900 mil peces no es un fenómeno natural sino un proceso de degradación sistemático de las frágiles condiciones del vaso lacustre que tienen su origen en la actividad humana.

El titular de la CEA, Felipe Tito Lugo, aseguró que la calidad del agua en Cajititlán ha mostrado un deterioro gradual y significativo desde 2009, cuando se comenzó a monitorear, pues dijo que a partir de entonces han aumentado de manera importante las concentraciones de contaminación.

El representante de la Secretaría de Salud recomendó no hacer uso del agua de la laguna para consumo humano ni adquirir las especies de peces que hay en el lugar.

Una de las medidas para oxigenar el vaso lacustre será el uso de diez aireadores, pero se habló de la necesidad de contar con un plan integral.