Número de pobres en Coahuila va en aumento

El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, la ubica entre entidades como Morelos, Veracruz, Oaxaca, Estado de México, Sinaloa, Hidalgo, las que incrementaron los índices.
Del 50% de los altamirenses que viven en cierto grado de pobreza, el 5% vive en pobreza extrema.
Coneval señala que en México en la evaluación de resultados 2012 se registraron un total de 45.5 por ciento de personas en pobreza. (Milenio)

Torreón, Coahuila

El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), establece que Coahuila se encuentra entre las entidades que aumentaron pobreza y pobreza extrema junto con  Morelos, Veracruz, Oaxaca, Estado de México, Sinaloa, Hidalgo.  

En 2012 la población en situación de pobreza en el estado de Coahuila fue de 799.3 mil personas, mientras, la población en pobreza extrema fue de 92.7 mil.


El principal objetivo de la medición de pobreza es mejorar la política pública. La información debe ser una herramienta para mejorar lo que se hace. Permite identificar las dimensiones sociales y económicas y las regiones en las que debe enfocarse la política social.

Dimensiona como Pobreza a quien tenga al menos una carencia social y un ingreso menor al valor de la línea de bienestar. Y la población en pobreza extrema es la que tiene un ingreso inferior a la línea de bienestar mínima y además tiene tres o más carencias sociales. Los derechos sociales son: Educación, Salud, Seguridad Social, Vivienda, Servicios Básicos y Alimentación.

Coneval señala que en México en la evaluación de resultados  2012 se registraron un total de 45.5 por ciento de personas en pobreza y dos años después 2014, el porcentaje se incrementa hasta el  46.2. En lo que se refiere a la pobreza extrema ésta a nivel nacional disminuyó de 9.8 por ciento de personas en 2012 para el 2014 la cantidad disminuyó a 9.5 por ciento

En 2012 la población en situación de pobreza en el estado de Coahuila fue de 799.3 mil personas (27.9%), mientras, la población en pobreza extrema fue de 92.7 mil personas, es decir, 3.2% en ese mismo año.

El comportamiento de los indicadores de carencias sociales entre la población del estado de Coahuila, para el año 2012, registró lo siguiente: Rezago educativo: 358.1 mil de personas (12.5%), carencia de acceso a servicios de salud: 412.3 mil personas: (14.4%), carencia de acceso a seguridad social: 982.5 mil personas (34.3%), carencia en la calidad y espacios en vivienda: 154.5 mil personas (5.4%), carencia de acceso a servicios básicos de la vivienda: 158.8 mil personas (5.5%) y carencia de acceso a la alimentación: 606 mil personas (21.2%) .

En comparativo con 2012 y 2014 particularmente en Coahuila se establece que en 2012 obtuvo en lo que se refiere al porcentaje de la población un 27.9 por ciento y para en 2014 el 30.2 por ciento. En lo que se refiere a la población en pobreza el 2012 manejó 799 mil 300, para 2014 885 mil 800.

Para Coahuila la situación de pobreza extrema se incrementó a pesar de que para el país disminuyó de 92 mil 700 habitantes se incrementa a 109 mil 700 mientras que entidades como Aguascalientes disminuyeron de 42 mil a 26 mil 700. En lo que se refiere al porcentaje en 2012 Coahuila tiene 3.2 por ciento mientras que el 3.7 por ciento se plasmó en 2014.

Los retos más importantes son incrementar el ingreso de las familias, así como mejorar la calidad en los servicios otorgados a la población en pobreza.

La Coneval concluye que las cifras de pobreza que reportan  a nivel nacional y por entidad federativa tienen como objetivo mejorar la política pública de todos los órdenes de gobierno.

Adicionalmente a esta información, Coneval cuenta con indicadores complementarios a la metodología de medición de pobreza que también se publican en la página de Internet, al igual que las evaluaciones que la propia institución ha realizado.

Esta información indica que si bien han habido avances en reducción de diversas carencias sociales a nivel nacional y en diversas entidades federativas, los retos más importantes son incrementar el ingreso de las familias, así como mejorar la calidad en los servicios otorgados a la población en pobreza. Un tercer reto radica en reducir de manera sostenida las aún persistentes brechas de pobreza entre entidades federativas.