Congelado, protocolo contra trata de personas en Jalisco

Está en manos de la Secretaría General de Gobierno, que a su vez espera las modificaciones a la ley federal en la materia.

Guadalajara

Congelado se encuentra el estado del protocolo de acción contra la trata de personas de la Fiscalía General del Estado, documento que es la pinza para poder hacer valer la ley estatal en la materia, vigente en Jalisco desde noviembre de 2012, pero inoperante.

Ambos, protocolo y reglamento de la Ley para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Trata de Personas del Estado de Jalisco, fueron elaborados por el Instituto Jalisciense de las Mujeres (IJM) y desde enero pasado esperan el visto bueno para que arranque su aplicación.

“El protocolo para trata de personas yo lo entregué a la Fiscalía en enero de este año. Se entregó el reglamento, se entregó el protocolo, que hicieron el Instituto Jalisciense de las Mujeres con gente experta en los temas de trata, lo sigue revisando Secretaría General de Gobierno para publicarlo”, indicó la presidenta del organismo, Mariana Fernández Ramírez.

La funcionaria -quien ha admitido que la falta de instrumentos normativos dificulta la aplicación de la ley- añadió que debido  a que las leyes tanto estatal como nacional están sujetas a modificaciones, el Ejecutivo ha decidido esperar pues “no podemos publicar el reglamento hasta que no se termine de modificar, mínimo por un año, la ley. Entonces esperamos que antes de cerrar el año (2014), ya esté listo el protocolo”.

Fernández Ramírez espera que sea este noviembre, un mes emblemático en la lucha para erradicar todo tipo de violencia contra las mujeres, cuando al fin se puedan dar buenas noticias y presentar el protocolo que define paso a paso qué hacer ante un presunto caso de trata de personas, cómo y cuál instancia lo debe ejecutar.

La entrevistada mencionó otro reto adicional: “lanzar también el protocolo de alerta ALBA, que es para desapariciones de mujeres, así como ha funcionado muy bien la alerta AMBER para localizar a niñas y niños, bueno, requerimos de un mecanismo igual de eficiente… para poder localizar a mujeres que desparezcan, sobre todo porque el primero y segundo son los días más importantes (para su localización) y hacen en la diferencia de encontrarlas vivas y encontrarlas no vivas”.

La presidenta del IJM apostó porque se revise cada caso en lo particular, sin adelantar juicios respecto a si una mujer desapareció porque se fue con el novio o de fiesta.

“Finalmente, lo que nosotros tenemos que hacer es buscarlas, y que bueno si se fueron voluntariamente, pero lo grave es que pueden haber desaparecido, trasladarlas a otro estado, pueden matarlas, pueden utilizarlas para explotación sexual o explotación laboral, entonces el tema es buscarlas, y obviamente no invisibilizar los casos de desapariciones", concluyó.