Conflicto alcanza a Guadalupe Ocotán

La incomunicación también afecta a la comunidad wixárika reconocida por Nayarit; piden alimentos y medicinas para los huicholes afectados
La incomunicación también afecta a la comunidad wixárika reconocida por Nayarit; piden alimentos y medicinas para los huicholes afectados
La incomunicación también afecta a la comunidad wixárika reconocida por Nayarit; piden alimentos y medicinas para los huicholes afectados (Cortesía Abraham Pérez)

Guadalajara

La protesta de los ganaderos de Huajimic contra la política de restituciones agrarias del gobierno de la república sube de escala a una semana de la primera ejecución judicial a favor de sus adversarios, la comunidad de Wuat+a (San Sebastián Teponahuaxtlán): el cierre de caminos, en busca de dejar aislados a los comuneros en los predios restituidos y sus asentamientos de La Mesa de Huanacaxtle y La Azalea, ya afecta el abasto del poblado wixárika más importante de Nayarit: Guadalupe Ocotán.

La Federación de Estudiantes de la Universidad Autónoma de Nayarit (FEUAN) integrada por escolares mestizos e indígenas en Tepic, publicó en redes un breve comunicado en solicitud de apoyo de la sociedad: “debido al conflicto agrario que actualmente se tiene entre hermanos wixaritari del estado de Jalisco y ganaderos del poblado de Huajimic, las comunidades de Guadalupe Ocotán y Mesa de Chapalilla, ambas del municipio de La Yesca, se encuentran incomunicadas dado que sus accesos vía terrestre han sido cerrados”.

Por ello, “en estos momentos, dichas comunidades se encuentran en crisis por falta de alimentos; esto sin duda afecta a las familias de nuestros estudiantes provenientes de esas comunidades. Es por ello que hacemos la invitación a la comunidad universitaria para apoyar con alimentos no perecederos”. De forma paralela, el Frente Regional Wixárica lanzó una petición análoga de apoyos a la comunidad nayarita para mantener la posesión de los predios de Waut+a. 

Lo cierto es que de este modo, ocurre una alineación histórica de los actores de la sierra para enfrentar viejos conflictos agrarios: las políticas de expansión ganadera de los gobiernos de Nayarit a partir de los años 20 del siglo XX impulsaron la ocupación de vieja superficie comunal en la Sierra Madre Occidental, proceso en el que quedaron involucrados derechos de San Sebastián y de Guadalupe Ocotán, ambos de identidad wixárika.

Mientras con la comunidad de Jalisco se trató de una ocupación directa, en el caso de Guadalupe Ocotán fue un trabajo político que convirtió a muchos ganaderos de Huajimic en comuneros, pues lograron gestionar el reconocimiento y titulación de las tierras en 1961 y separarlas de su poblado madre, San Andrés Cohamiata (Tateikie), de acuerdo a la investigación realizada por el historiador Víctor Manuel Téllez Lozano.

Así, Guadalupe Ocotán (Xatsitsarie), antiguo anexo de Tateikie, fue constituido en 1961 con 24,775 hectáreas como comunidad indígena independiente bajo el control de los ganaderos de Huajimic, pero retomada por los wixaritari locales en 1985, que a cambio del reconocimiento nayarita a su lucha interna terminan aceptando su adscripción en el municipio de La Yesca (ver MILENIO JALISCO, 9 de julio de 2013: “Huajimic contra Tateikie, la otra conquista serrana”).

“Esta historia sigue generando conflictos; en el momento que hacía mi tesis doctoral había un proyecto que llevaban el comisario de bienes comunales, los delegados municipales y las autoridades tradicionales, estaban cohesionados, para pelear en conjunto por los derechos territoriales”, comentaba el historiador, en entrevista con este diario.

En redes sociales, los habitantes de Huajimic han defendido su postura como pacífica y aseguran que son víctimas de una política populista del gobierno federal. También respondieron a los señalamientos sobre la privación temporal de la libertad de dos wixárikas, el pasado 23 de septiembre. La ciudadana Jeanette del Real escribió al reportero: “quiero aclararle específicamente, que no se privó de la libertad a ningún wixárica, como usted lo pone en su nota, donde hasta menciona nombre y apellido del responsable, quiero decirle que eso es una gran irresponsabilidad”, señaló. Entrevistados en Guadalajara, las autoridades comunales confirmaron la historia y agradecieron al ejército su intervención para liberar a los comuneros.

HUICHOLES ARRASAN POBLADO… HUICHOL

El canal nayarita de noticias Nayaritenlinea.mx, aseguró en una publicación ayer, que diez familias de wixaritari habían huido en las últimas horas de Mesa de Huanacaxtle porque fueron presuntamente secuestrados por comuneros de Wuaut+a, amarrados e incomunicados por doce horas. El título de la noticia es “Huicholes de Jalisco arrasan con pequeño pueblo huichol de Nayarit”. Los testimonios de los presuntos agraviados se ofrecieron durante el plantón de caminos que realizan los ganaderos, y de hecho, uno de sus líderes, Gabriel Muñoz de la Peña, atestiguaba la entrevista. El citado poblado es en realidad un asentamiento de Waut+a que se sostuvo en la zona durante décadas pese a la hostilidad ganadera, y tiene al único funcionario público de Jalisco en el área: una profesora de primaria. La controversia por las tierras comunales no tiene que ver con ningún tema de límites, que son leyes de otro orden.

MC