Concluyó extracción de combustible de Los Llanitos

La Profepa confirma que la segunda etapa incluye la limpieza general y el destino final del buque.
La empresa responsable iniciará la segunda etapa de salvamento para dar destino final al buque
La empresa responsable iniciará la segunda etapa de salvamento para dar destino final al buque (Agustín del Castillo)

Guadalajara

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), aseguró ayer que ha concluido el “vaciado total” de 505 metros cúbicos (505 mil litros) de combustibles y aceites del buque granelero Los Llanitos, encallado en Punta Graham o Navidad tras el paso del Huracán Patricia, desde el pasado 23 de octubre.

“Especialistas e inspectores de esta dependencia federal confirmaron el vaciado final de los 20 tanques donde se almacenaban dichos hidrocarburos con que operaba el gran navío”, el cual era utilizado para transportar subproductos de hierro provenientes de las minas de Grupo Ternium en Jalisco y Michoacán. 

“Concluida esta fase, la empresa responsable iniciará la segunda etapa de salvamento para dar destino final al buque, mediante  un programa que será presentado a las autoridades, el cual incluirá el potencial retiro del barco de la zona siniestrada. Personal de esta procuraduría constató mediante un sobrevuelo en helicóptero y en un recorrido por la embarcación varada, la conclusión de los trabajos  del trasiego. Asimismo,  verificó el retiro del buque de baterías, solventes y pinturas, así como otros materiales y residuos peligrosos”, indica un comunicado difundido ayer por la tarde.

El recuento final alcanzó 505 m3 de hidrocarburo aunque se habían estimado 435 m3, “toda vez que algunos combustibles se mezclaron con agua y ello generó una cantidad superior”.  El remolcador “trasladó la barcaza mayor con el hidrocarburo al puerto de Manzanillo para darle destino final a combustibles y aceites. Tras el recorrido por el cuarto de máquinas, el área de los tanques de combustible y otros puntos estratégicos del buque, la Profepa levantó un Acta Circunstanciada para constatar los hechos verificados. La empresa responsable de los trabajos de trasvase de los hidrocarburos informó que las barreras de contención para derrames continuarán instaladas en el área hasta que se determine el destino final de la embarcación encallada”.

Así, comienza la segunda etapa, en la cual se prevé “la limpieza general del navío y el destino final de éste”. Está pendiente que la Universidad de Guadalajara emita sus observaciones sobre el riesgo ambiental. “Hasta ahora se tienen contemplados dos escenarios: el retiro de la embarcación del sitio, completa o en partes, o su hundimiento para aprovecharlo como arrecife artificial”, puntualizó el organismo federal.