Concesión de basura ¿negocio?

Académica de la UdeG refiere que con este mecanismo los ayuntamientos prevén ahorrarse la nómina por la contratación de personal.
En Guadalajara el servicio no es bien calificado por los vecinos.
En Guadalajara el servicio no es bien calificado por los vecinos. (Carlos Zepeda)

Guadalajara

La recolección de basura puede ser un negocio sumamente rentable para las recicladoras e incluso para aquellos que la pepenan, por ello, todos estos residuos que genera el hombre, son conocidos como el oro gris que les deja grandes negocios a ellos y a las empresas que a través de convenios apoyan a los ayuntamientos a recolectar y dar destino final a la basura, así lo refirió la académica de la Universidad de Guadalajara, Angélica Cázares Alvarado, del departamento de Políticas Públicas del CUCEA.

La recolección de basura es responsabilidad de cada ayuntamiento, sin embargo, Guadalajara, Tlajomulco, Tonalá y El Salto tienen concesionado este servicio con la empresa Caabsa Eagle, la cual se embolsa más de 40 millones de pesos por prestar estos servicios que contempla la disposición de camiones y personal, tan sólo en tres municipios.

“Ellos concesionan el servicio por la nómina, te sale mucho más caro. Este punto de la nómina tiene un efecto positivo y uno negativo que es que si tu lo tienes concesionado como es el tema de Zapopan, tienes una plantilla de trabajadores y operadores a los que les tienes que pagar un sueldo y sus prestaciones de ley y les tienes que pagar una jubilación y una pensión en determinado tiempo y hay una relación contractual que a largo plazo te sale caro.

“Tienes que tener las condiciones, como en el caso de Zapopan, que son las instalaciones y todo lo que esto genera, porque además te produce una gran contaminación por cómo está planteado y cómo está hecho”, comentó Cázares Alvarado.

En el municipio de Tonalá, la empresa Caabsa tiene un contrato por el que recibe 4 millones 800 mil pesos de manera mensual por la recolección de basura; el director de Servicios Públicos, Saúl Curiel, detalló que ésta es la que se encarga de brindar atención en los ocho centros poblacionales que integran el municipio con un total de 27 rutas y tienen un tope de hasta 400 toneladas.

Sin embargo, en el contrato queda fuera la recolección de basura en tianguis y edificios públicos y para esto tienen disponible seis unidades que son operadas por el propio personal del ayuntamiento.

“La competencia de nosotros son tianguis, plazas y edificios públicos. Salimos con cinco o seis unidades con nuestro personal a hacer la recolección. Nosotros recolectamos entre 50 y 60 toneladas que es lo que recolectamos.

Se desprende del presupuesto de mantenimiento de los servicios públicos, ahí se erogan los gastos, pero cómo es que genera y cómo manejamos nosotros recursos, pues nosotros solicitamos el dinero del mantenimiento o el salario de los trabajadores”, comentó el director de servicios públicos en Tonalá.

Otro caso es el de Tlajomulco de Zúñiga que desde el 2006 cuenta con este convenio con la empresa Caabsa y tiene una duración de 20 años, es decir, al contrato aún le resta 10 años más.

Por los servicios de esta empresa, el municipio ladrillero eroga alrededor de 6 millones de pesos, esto de acuerdo con el coordinador de Servicios Públicos municipales, Luis Octavio Vidrio Martínez.

“Nosotros básicamente estamos trabajando de la mano junto con Caabsa, tenemos alrededor de 54 unidades para transportar todo lo que es la basura, recogerla en los domicilios, estamos generando alrededor de 370 toneladas diarias, de las cuales nos arrojan 10 mil 800 toneladas de promedio cada mes en todo el municipio”, comentó Vidrio Martínez.

Sin embargo el problema que enfrenta Tlajomulco es el tema de fraccionamientos que aún no están entregados al ayuntamiento y que por lo tanto no están contemplados dentro de la concesión que se realizó con la empresa, según el coordinador, hay 12 fraccionamientos en esta situación.

En estas colonias, el ayuntamiento lo que hace es celebrar un convenio a través del cual se les cobra un crédito fiscal que se genera al momento de prestar el servicio de la recolección de basura; el monto que se genera no se va a la empresa, pues el servicio lo presta directamente el ayuntamiento, por lo que el dinero debe ingresar directamente a la Tesorería.

Para estos fines, Tlajomulco cuenta con tres unidades y dos compactadores que incluso son utilizados cuando el empresa no cumple con sus rutas como corresponde.

GDL se arregló con Caabsa

En la capital del estado el tema estuvo sobre la mesa a principios de este año, cuando el actual ayuntamiento que encabeza Enrique Alfaro modificó algunas de las condiciones en que se celebraría una concesión con la empresa Caabsa.

Fue a finales de abril de este año cuando el ayuntamiento logró llegar a un acuerdo con esta empresa con la que mantiene una relación contractual desde 1994; con ello se abrió la puerta al nuevo Modelo de Gestión de Residuos Sólidos que implementó este gobierno municipal.

Entre los nuevos acuerdos destaca la imposición de sanciones en caso de que Caaba Eagle incumpla con la recolección de basura, además de que todas las unidades deberán contar con un sistema de GPS para que se verifique la ruta asignada.

Con todas estas modificaciones el ayuntamiento tapatío planteó que se podría llegar a ahorrar hasta 355 millones de pesos por este concepto.

Cuánto pagan por la concesión

36 millones 300 mil pesos por mes paga Guadalajara para que la empresa Caabsa se haga cargo de la recolección de residuos, siendo el municipio que destina mayor cantidad para este fin

4 millones 800 mil pesos son los que desembolsa Tonalá para mantener la relación contractual con esta empresa que sólo brinda el servicio en las zonas habitacionales, sin contar la recolección de residuos que se generan en edificios públicos, tianguis y vía pública

6 millones de pesos paga Tlajomulco, aunque el ayuntamiento deberá realizar un ajuste presupuestal a mitad de año, pues sólo tenían contemplado el gasto de 60 millones de pesos para este fin