Conagua tiene antecedentes del caso desde 2013

Su titular dijo en entrevista que hay sanciones que no se han cubierto.
De la problemática informaron representantes de manzanas.
De la problemática informaron representantes de manzanas. (Priciliano Jiménez)

Altamira

El 21 de agosto de 2013, el Comité de Vigilancia del Fraccionamiento Residencial Villas Naútico, presentó una denuncia por escrito ante la Conagua contra la empresa Geo Tamaulipas, por el daño ecológico causado a la Laguna de Champayán que colinda con dicho fraccionamiento.

Daniel Alvarado, Silvia María Reyna, Fernando Meneses y Andrés Hernández, en su carácter de presidente, primer, segundo y tercer vocal del Comité de Vigilancia señalaron que la constructora era responsable de operar la planta de tratamiento de aguas residuales, pero había abandonado la misma.

Además desconocían si dicha planta contaba con los permisos para funcionar y si cumplía con las normas oficiales.

Explicaron que la planta nunca operó eficientemente, pues presentaba frecuente saturación de residuos en el colector general y deficiencia en el proceso de filtración de desagüe de los residuos por las frecuentes fallas de las bombas de lodos,  transferencia de agua negra, recirculación  y vaciado de tanques.

A ello se le sumaba la falta de mantenimiento a los equipos instalados por parte de la empresa, al grado de que hacía dos meses  (a esa fecha) dejó de operar totalmente, por lo que temían que en cualquier momento empezara el desborde de desechos residuales por las alcantarillas, lo que representaba un peligro de contaminación ambiental y riesgo a la salud.

Narraron que ante ello se vieron en la necesidad de contratar personal para operar los equipos de la planta disponibles y parcialmente funcionales, manteniendo así hasta el momento operando la planta provisionalmente a un 25 por ciento de su total proceso.

“Es evidente que se están descargando con destino final a la Laguna de Champayán, aguas que no llevan el proceso de filtración, cloración y desinfección bacteriológica que requieren para no causar un impacto ambiental al sistema lagunario”, apuntaron entonces.

De acuerdo con documentos en poder de Milenio Tamaulipas, el 26 de noviembre del 2013 la Conagua les respondió que no se estaba contaminando la laguna.

En un oficio, el director general del organismo de Cuenca Golfo Norte de la Comisión Nacional del Agua, Luis Felipe Alcocer, informó que había ordenado visita de verificación para ver el cumplimiento de la Ley de Aguas Nacionales y su reglamento.

“Al momento de la diligencia la planta de tratamiento de aguas residuales no se encontró descargando aguas residuales a la Laguna de Champayán y quien atendió la visita manifestó que el tratamiento en filtración, evaporación, aeración y decantación con aplicación de hipoclorito de sodio (cloro) y que es vaciado a través de pipas confinando el agua residual de tipo sanitario”, concluyó el funcionario federal en su contestación a los vecinos.

Sin embargo, en una entrevista telefónica realizada el pasado miércoles, el director de la Conagua aseguró que el año pasado se aplicaron dos sanciones por relleno de laguna y por contaminación a la misma, mismas que no han sido cubiertas. Luis Felipe Alcocer afirmó que desde septiembre pasado se impusieron dichas sanciones de 100 mil pesos cada una, pero no han sido cubiertas.

Señaló que la Conagua habría de hacer una nueva inspección para determinar si efectivamente se sigue contaminando, pues la información con que contaban era que esto ya no estaba sucediendo.