Conagua abrió la puerta, Semarnat avaló alteración

Los vecinos del poblado nayarita clausuraron el sábado pasado, de forma simbólica, los trabajos que estrechan el cuerpo de agua con el que colindan.
Los manifestantes advirtieron que no permitirán que con decisiones “legales” se destruya a la naturaleza.
Los manifestantes advirtieron que no permitirán que con decisiones “legales” se destruya a la naturaleza. (Cortesía)

Guadalajara

La decisión de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) para permitir la alteración del estero de San Pancho, en Bahía de Banderas, Nayarit, se justificó por dos razones que da a conocer la delegación en su resolutivo de 2013: porque la zona ya tiene “deterioro irreversible”, y porque aunque es patrimonio público federal, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) ya había entregado la concesión a favor de Inmobiliaria San Pancho, la empresa que realiza las obras.

Esta decisión no deja conforme a los habitantes de San Francisco o San Pancho, el poblado que además de ver cómo se pierde uno de sus ecosistemas emblemáticos, podría padecer los efectos de un bordo que reduce la anchura del cauce –se habla de 70 por ciento de corte-, y en el cual, una lluvia intensa podrá inundar la zona urbana.

Por ello, en el marco del Festival de San Pancho, que se realizó este fin de semana en la localidad, los vecinos decidieron hacer por su cuenta un acto de justicia simbólica: clausuraron los trabajos de construcción del nuevo bordo, y advirtieron que no permitirán que con decisiones “legales” se destruya a la naturaleza y se ponga en vilo su propia seguridad.

El festival, que se hizo manifestación pacífica de repudio, sirvió para circular un manifiesto en el que se advierte: “no permitiremos que rellenen el arroyo Los Izotes y el estero de San Pancho. ¿Por qué defendemos nuestro estero? Porque es una zona federal, es un patrimonio público de todos, no debe ser propiedad privada. Y por seguridad de todos nosotros: al reducir el cauce del arroyo y del estero, el pueblo se puede inundar […] el estero y el río siempre han corrido hasta el bordo histórico de La Pesquera, es ilegal bajar el bordo para extender la propiedad privada; el desarrollador diseñó el área de la laguna de forma amañada desde 2004 preparando el despojo de esta tierra federal a toda la población”, señala el texto. “Defenderemos nuestro estero aunque existan permisos chuecos”, añade.

La Semarnat, en su resolutivo, hizo suyo el argumento del solicitante: “el área del proyecto es un sitio fragmentado y perturbado, su daño es irreversible puesto que no tiene capacidad de recuperarse naturalmente ya que su entorno se ha urbanizado o se encuentra en proceso de urbanización. La vegetación arbórea en el área de influencia al proyecto es poca o nula y presenta signos de decrepitud, de un sistema que no funciona por sí solo ya que la regeneración natural de las especies nativas es escasa o nula. El reducido entorno natural con el que colinda se encuentra afectado por proyectos vecinos y por el pueblo de San Francisco, así como por sustancias químicas utilizadas en los campos agrícolas arroyo arriba y aguas residuales vertidas sobre el cuerpo de agua”.

Según la manifestación de impacto ambiental aprobada, “de continuar así –sin proyecto, la laguna se convertirá en un foco de contaminación, un sitio de vicio de la población, un área de tiro clandestino de residuos sólidos y de residuos de la construcción sin capacidad de integrarse al pueblo ni de regenerarse y formar parte de las grandes extensiones de selva baja y selva mediana típicas de la región”.

Por lo tanto “el pronóstico ambiental-con proyecto- no arroja cambios significativos adversos a las condiciones ambientales actuales, por lo contrario, el bordo de protección permitirá que el cauce natural del arroyo se restablezca evitando se siga erosionado los márgenes del mismo, haciendo hincapié que dentro del bordo de protección se planea introducir la línea de la planta de tratamiento vieja a la nueva planta de tratamiento, lo que mejorará significativamente las condiciones de contaminación del arroyo Charco Hondo y la laguna costera y por consiguiente la flora y fauna adyacente y la población local” (sic).

A la autoridad federal esto le convenció. También, que se le exhibiera copia certificada del título de concesión número 08NAY110667/13EDDL12 emitido por la Conagua favor de Inmobiliaria San Pancho S de RL de CV, y el permiso de construcción del bordo F-01-POP03, folio 011 por parte del mismo organismo. Nunca se consideró la posibilidad de hacer una restauración ambiental, inducida, del sitio.

Petición a Peña Nieto

El director de la Alianza Jaguar AC, y vecino de San Pancho, Érik Saracho Aguilar, envió ayer correo electrónico a la presidencia de la república, dirigido al titular del ejecutivo, Enrique Peña Nieto, con el siguiente texto:

“Le suplicamos intervenga deteniendo de manera precautoria la obra de los rellenos que aún se realizan en la laguna costera de San Francisco, Nayarit, conocida como el estero de San Pancho y en el arroyo Los Izotes por la compañía Desarrolladora San Pancho S de RL de CV propiedad del extranjero John Hardesty, quien posee las tierras que en su tiempo fueron propiedad del hoy expresidente Luis Echeverría Álvarez. Tal vez su cabildeo [del inversionista] tenga la influencia suficiente para pasar por delegados y procuradores pero seguramente no para alcanzar el nivel presidencial del México de hoy. Confiamos en su oportuna y urgente intervención antes de que el descontento se torne en un conflicto social mayor o que la naturaleza al impactar sobre la obra genere serias pérdidas a la población en sus bienes o sus propias vidas.  Agradeciendo de antemano le deseamos una feliz Navidad y un brillante 2015”.