Buscan suspender envío de agua a NL

Colegio de Ingenieros y Confederación de Usuarios del Pánuco buscarán un amparo si no se atiende la solicitud.
Especialistas abordaron el tema del Proyecto Monterrey VI en el programa Cambios de Multimedios TV.
Especialistas abordaron el tema del Proyecto Monterrey VI en el programa Cambios de Multimedios TV. (Yazmín Sánchez)

Tampico

Firmar un escrito donde las autoridades de Nuevo León se comprometan a suspender el bombeo del río Pánuco cuando la salinidad que ingrese sea mayor a los niveles históricos, propusieron los opositores al proyecto del trasvase de agua a Monterrey.

Dijeron que por medio de la Comisión Nacional del Agua, con la que mantienen contacto e intercambian estudios de la zona, buscarán el consenso con el vecino estado.

"Si no llegamos a un acuerdo por escrito de que Agua y Drenaje de Monterrey pare la planta de bombeo cuando ingrese la cuña salina, entonces no nos quedará más que presentar un amparo contra este proyecto", expresó Alfonso Arroyo Amezcua, dirigente de la Confederación Regional de Usuarios del Río Pánuco.

Enfatizó que es su intención evitar llegar a un conflicto social, por lo que buscarán amarrar un convenio.

Pero de no darse, reunirán los elementos necesarios para buscar la protección de la justicia federal mediante el recurso de amparo.

"Cualquier persona puede ampararse contra ese proyecto, que puede dejar a su familia sin agua, está el uso doméstico, agrícola, industrial, pesquero, ganadero de toda la región huasteca, si es que no hay consenso", señaló.

Apuntó que el peor escenario del proyecto Monterrey VI es que se desestabilice el ecosistema, pues se romperá el ciclo hidrológico del agua y se ignora la magnitud que ello puede implicar.

"Al sacar el agua de su cuenca, el equilibrio ecológico se va a ir; por ejemplo, baja el gasto que pasa por el río Pánuco y en vez de que esté agua dulce, llega agua salada, ¿qué va a pasar con los ecosistemas que están aquí, plantas y animales? Los depredadores que tienen controlados todos los microorganismos que vienen de los siete estados se van a reducir, los virus y bacterias que lleguen van a proliferar y tendremos enfermedades que nos pueden afectar", expresó.

Por otro lado, mencionó que el proyecto Monterrey VI pone en riesgo el desarrollo económico e industrial de Tampico, Madero y Altamira ya que propiciará la intrusión de agua salina a las partes bajas del Pánuco, así como a las lagunas que conectan con él, llegando hasta el sistema lagunario y desestabilizando el suministro del líquido a la población y sectores productivos.

Arroyo Amezcua participó anoche en el programa CAMBIOS de Multimedios Televisión Tampico, junto con Rafael Benavides Osorio, presidente del Colegio Mexicano de Ingenieros y Arquitectos en Tamaulipas, Israel Díaz Acosta, integrante del mismo y Gerardo Sánchez Torres, catedrático de la Facultad de Ingeniería de la UAT.

Durante la emisión, así como en entrevista posterior para Milenio Tamaulipas, insistieron en que las autoridades de Nuevo León deben fi rmar un documento donde se comprometan a parar el bombeo cuando ingrese la cuña salina, de lo contrario sobrevendrá un estallido social y procederán al amparo que tienen contemplado desde hace varios meses, porque la afectación será severa.

Señalaron que el trasvase del Pánuco a la presa Cierro Prieto es un hecho, porque incluso ya están asignados los contratistas.

Sin embargo, consideran que el proyecto no es sustentable y su estudio de impacto ambiental trae errores fundamentales, porque le faltó un balance hidráulico, que es un análisis para calcular cuánta agua ingresa y cuánta se extrae.

Reiteraron que de febrero a mayo que es la época de estiaje, no habrá agua suficiente para abastecer a Monterrey, y menos aún si se trata de un año seco.

"Los usuarios actuales deben tener prioridad, pero Nuevo Léon no se quiere formar en la cola, quiere ser el primero en recibir el suministro".

Advirtieron que la falta de infraestructura hidráulica no permite garantizar agua para las necesidades futuras de todo el noreste de México y ese es el gran problema que se debe resolver. Los proyectos se diseñaron en su momento, pero jamás se materializaron.

"Las obras que se planearon fueron ignoradas y ahora quieren sacar agua del Pánuco -como si tratara de una vasija con un popote", expresaron.

Apuntaron que en la decisión de llevar a cabo el proyecto Monterrey VI, el gobierno no consultó a nadie. "Se hizo sin respaldo popular ni técnico y tampoco se consideró el cambio climático".

Alfonso Arroyo reiteró: "El problema más grande para nosotros es la cuña salina, ellos ya tienen aprobado el proyecto y no han contemplado muchas situaciones. El año pasado, la cuña salina avanzó hasta 82 kilómetros adentro del río, estuvo a punto de llegarnos a Pánuco porque ese año no fue lluvioso y no se recargaron los mantos friáticos y después hubo una época de sequía de nueve meses".

Afirmó que el Pánuco ha tenido escalas hasta de 52 centímetros por debajo del nivel del mar. Concluyeron que el Pánuco no garantiza agua ni para nuestra zona.

"Ellos van a tener que parar sus equipos cuando se salinice el agua porque va a afectarnos no solo a Pánuco sino a toda la zona sur, toda la zona industrial, porque el sistema lagunario se va a ver afectado por la cuña salina que no solo se va a ir por el río, sino que se va a extender en partes bajas y lagunas, va a exponer los ecosistemas, con grave perjuicio a la población y a los sectores productivos y hasta las autoridades de Monterrey se van a ver afectadas porque el parar su bombeo les traerá pérdidas millonarias